lunes, 7 de abril de 2008

El sueño casi perfecto



Volví a soñar que estaba en Bariloche, un destino que tengo pendiente visitar desde hace varios años... Lo bello del sueño es que lo sentí tan real que hasta pude percibir ciertos olores de la naturaleza... Lo raro fue que sólo falto un "Él" para que el sueño fuera perfecto; lo cierto es que esta vez me encontraba sola, sin nadie con quien compartir ese momento y lugar especial. Tal vez porque ahora mismo no tengo a nadie en mente ni en el corazón.

Ayer un amigo me comentó que extrañaba amar a alguien, ahora sé que me pasa exactamente lo mismo. ¿Será que mientras más tardamos en enamorarnos, más difícil se nos hace entregar todo lo que tenemos a alguien más? Espero que no... ojalá nuestro miedo al rechazo no sea mayor que nuestras ganas de volar y soñar.

2 comentarios:

c_n_o dijo...

Si te describis como una "soñadora alada incansable" no creo que el miedo al rechazo pueda vencer tu naturaleza.

Hada dijo...

El miedo al rechazo lo sentimos todos, pero definitivamente eso no es algo que me haga ser menos "alada" ni menos soñadora. Gracias por comentar.