lunes, 21 de abril de 2008

No te olvides de vivir mientras vives



Muchas veces estamos tan ocupados viviendo nuestra rutinaria vida que nos olvidamos de vivir. Parece contradictorio, pero si nos dejamos absorber por el día a día, terminamos haciendo siempre lo mismo y sin darnos cuenta nos privamos de disfrutar de esas cosas simples y sencillas que nos hacían felices cuando éramos pequeños.

A veces hace falta improvisar un poco para darle un giro diferente a nuestra vida; de vez en vez, podemos olvidarnos de todo, dejar el celular y la computadora en casa, y hacer algo diferente... como recorrer un camino por dónde nunca hemos caminado, ya sea solos o acompañados, pasar una tarde en contacto con la naturaleza y alejarnos de la ruidosa ciudad; tomar un bus, tren o avión hacia algún sitio que nunca hemos visitado, intentar localizar a un viejo amigo de la escuela y saber qué fue de él o ella, contemplar un amanecer, disfrutar de un cielo estrellado, leer un libro que creamos que no va a interesarnos... No nos cuesta nada probar algo diferente, sin tener que perder esencia de quienes somos.

Tomarse un tiempo para hacer algo distinto y romper la monotonía, puede darle una nueva chispa a nuestras vidas, hacer circular nuevo aire en el ambiente que nos rodea, ayudar a balancear nuestras cargas, que nos reencontremos a nosotros mismos y nos brinda momentos de felicidad y libertad inigualables.

2 comentarios:

carmen dijo...

Te hare caso amiga dejare unos dos dias =P (mas no aguanto) la computadora y saldre a distraerme por ahi y tratar de ver la vida diferente me gusta mucho lo que escribiste saldre a quitarme esta soledad que tengo ...^^ tu amiga Negris..^^

Hada dijo...

No seas mal pensada... no creas que te estoy corriendo, pero siempre podemos buscar ese pequeño espacio para nosotros. Si no aguantas el día completo, tómate una tarde o una mañana y haz lo que te plazca =)