jueves, 3 de abril de 2008

Otra vez las mariposas...



¿Por qué sentimos esa sensación? ¿Habrá alguien que no la haya sentido?

Yo la siento a veces, y las causas pueden ser varias: estoy preocupada, nerviosa o asustada, me volví a enamorar, tengo un presentimiento extraño, me siento vulnerable, no sé cómo manejar alguna situación o persona, o algo inesperado pasó (ésta última es clásica).

Hoy tengo esa sensación nuevamente… ¿Por qué? Después de pensarlo bien, sé que es la mezcla de estos factores: pasó algo que no se suponía que debía pasar, me siento vulnerable y también aterrada (cada uno es consecuencia del otro).

La vida nos da sorpresas… para que no nos aburramos de vivir?

Ni idea, lo único que sé, es que a pesar de las mariposas, "es necesario mantener la compostura".

No hay comentarios: