martes, 5 de agosto de 2008

Extraño...



A veces me levanto con unas ganas enormes de ver cerca el Puente de las Américas y los barcos que transitan por el Canal de Panamá. Eso era algo a lo que tenía fácil acceso en mi país y que hacía cada vez que quería. Pero ahora, al estar a más de 8 mil kilómetros de casa, me quedo con cero posibilidades de hacer las cosas que antes eran bastante alcanzables.

Lo cierto es que extraño mi ciudad y mi país... y no sólo eso, sino que extraño a todos los que están allá y no acá. Pero acá falta cada vez menos por hacer... ya empiezo a ver la luz al final del túnel, se ve muy pequeña, pero está y eso me pone feliz. A pesar de todos los contratiempos, seguimos en pie y avanzando... ciertas cosas no han salido como lo esperábamos pero gracias al equipo de trabajo tan perfecto con el que cuento, hemos podido resolver esos temas que se complicaron. Y, si todo sigue como lo planeamos, estaremos en casa para inicios de noviembre.

Falta menos... no quiero decir que quisiera que pasara pronto, porque no la estoy pasando mal acá tampoco, así que mientras me dure, disfruto lo que tengo y cuando se acabe mi tiempo acá, estaré feliz de recuperar todo lo que tuve.

4 comentarios:

simplementeyo dijo...

Es normal sentir nostalgia.. pero creo q tu filosofia de vivir cada instante y disfrutarlo es muy buena.. Me voy de vacaciones, he dejado un post y hasta la vuelta.. besos cuidate.

Pablo Mariosa dijo...

Y... uno pertenece a un lugar y es inevitable extrañarlo.
Lo importante es que la experiencia que estés haciendo te permita apreciar más aún tu rincón en el mundo, ¿no?
Saludos,
Pablo

hugo_records dijo...

Bonitos comentarios en el blog de mi amigo Reflexbeat (takeablow).

Debe ser duro eso de estar lejos de tu país...

Un saludo!

Hada dijo...

Simplemente yo:
La nostalgia viene y va, ya se está haciendo algo normal en mí, pero no dejo que me atormente demasiado porque sé que tengo mucha suerte y definitivamente mucho que puedo disfrutar =)

Pablo Mariosa:
A veces uno se pasa moviéndose tanto de lugar que después es difícil reconocer a cuál perteneces. Cada vez que viajo siento que dejo algo de mí en cada sitio y me llevo algo de cada lugar que visito... es imposible evitar ese intercambio y tampoco quiero hacerlo, porque siento que eso me enriquece.

Hugo records:
Es un poco difícil estar lejos de mi país y mi gente, pero todo sacrificio tiene sus recompensas.

Agradezco sus comentarios.

Un abrazo! =)