lunes, 11 de agosto de 2008

Para qué preocuparse?



Desde hace mucho he sabido que la felicidad que sintamos no depende de otros o de algún evento, sin embargo, no fue hasta hace un par de semanas que empecé a experimentar esto en todo su sentido. Algo que nos roba increíblemente la felicidad es el preocuparnos por todo lo que pasa, y es un poco ilógico, porque las preocupaciones no nos ayudan para nada. Hay un viejo dicho que dice: "si algo tiene solución para qué preoocuparse y si no la tiene, para qué preocuparse?" En lugar de estar preocupados, lo que debemos hacer es ocuparnos en hacer las cosas lo mejor posible para que todo salga bien.

Antes me preocupaba mucho por todo y después aprendí que el hacerlo no hará que las cosas cambien, que cuando algo tiene que pasar es inevitable que modifiquemos el rumbo de los acontecimientos, que todo ocurre por algo, que cuando algo malo ocurre, siempre nos quedan grandes lecciones de vida, y que al final, siempre podemos salir adelante, pase lo que pase, y estaremos bien siempre que aprendamos a creer en la fortaleza de nuestro espíritu.

Siempre que llovió escampó... no es que no deba importarnos que caiga una tempestad, pero es mejor estar preparados para que cuando ocurra nos afecte lo menos posible, y no estar quejándonos de que la lluvia moja. Si aceptamos la vida como viene aprovechando lo mejor de ella, seguramente la viviremos de una mejor forma.

Personalmente, me ayuda pensar que tengo exactamente todo lo que necesito en el momento en que lo necesito; lo que no tengo es porque no me hace falta tenerlo, entonces no me preocupo de lo que creo que me falta, o lo que tuve y ya no tengo... porque sé que al final del camino, todo lo que pase me ayudará para bien.

5 comentarios:

Pablo Mariosa dijo...

Una vez más tu reflexión es una invitación a tomar conciencia de cuestiones en las que muchas veces uno no se detiene a pensar.
Sí, preocuparse es desgastar energía innecesariamente. Y ni hablar de lo inútil que se ve cuando vemos que podemos utilizar esa energía justamente para que algo mejore o para superar algo que no salió como esperábamos o que nos dolió.
Saludos,
Pablo

Blogger a tiempo parcial dijo...

como diría una canción Española...
Después de un día triste nace otro feliz....así de simple...

Hada dijo...

Pablo Mariosa:
Justamente me está resultando bastante bien utilizar mi energía adecuadamente; ya no me desgasto innesariamente y me va mejor ;-)

Blogger a tiempo parcial:
Después de la tormenta viene la paz... siempre que llovió escampó... ahora tengo otra frase parecida para estos casos: la que comentaste en este blog =)

Gracias por sus comentarios.

Un abrazo!

simplemente yo dijo...

Hola guapa, me encanta este post!!!!!!! Me lo voy a grabar a fuego en mi cabeza,, tienes muchas razón. besos

Hada dijo...

Eso de "arriba el ánimo" me ha funcionado por bastante tiempo... espero seguir así :D