sábado, 4 de octubre de 2008

La otra cara de la moneda


Sí... sólo faltan dos semanas para mi regreso a casa y me siento tan feliz de sentir la cercanía a mi tierra a la vuelta de la esquina... hasta puedo sentir su olor. Mi imaginación se queda corta cuando intento construir en mi mente el reencuentro con mi familia, mis amigos, compañeros de trabajo, mi casa, mi lugar favorito y todo lo que es mío y no lo tuve cerca por 8 meses.


Pero también está la otra cara de la moneda porque siempre hay peros cuando uno modifica las variables de la ecuación y ciertos parámetros constantes para desafiar distancias. Mi pero, es que acá no la he pasado mal, porque conocí gente maravillosa que llegué a apreciar en todos estos meses, quienes han sido mis amigos, compañeros y casi mi familia durante este tiempo y, para qué mentirles? Hawai es un paraíso terrenal, no me cansaría de vivir acá nunca, estas islas son lo máximo y sé que voy a extrañar este sitio que también ha sido mi hogar. También voy a extrañar caminar sólo dos cuadras para llegar al trabajo, a la playa o a los centros comerciales. Y ni hablar de la gran ventana que tengo en mi habitación, la cual me permite dormir viendo las estrellas y admirar la playa en cada amanecer sin tener que moverme a un centímetro de mi cama (ojalá pudiera llevarme la ventana aquella).

A veces quisiera que las distancias fueran más fáciles de alcanzar por todos o que el mundo fuera tan pequeño que pudiera estar en todos los lugares que me encantan a la vez y estar cerca a todas las personas que quiero. Ése es un sueño imposible, verdad? Soñar no cuesta nada... o me equivoco?

3 comentarios:

El Bueno de Cuttlas dijo...

El volver a casa siempre alegra el espíritu. La lejanía del hogar hace que lo echemos de menos.

Buen viaje.

Hada dijo...

Sí... volver a casa simpre alegra el espíritu, sólo que en estos momentos estoy en una encrucijada, porque también siento que esta es mi casa. Voy a extrañar estar acá cuando regrese a mi Patria.

simplementeyo dijo...

Sin duda los cambios siempre tienen dos caras.. lo mejor es afrontarlos con una sonrisa.. besos