miércoles, 22 de octubre de 2008

Todo sigue como estaba, hasta él


Ya estoy de vuelta en mi país y hago lo posible por alinearme a mi nueva realidad. La experiencia de regresar nuevamente y ocupar "mi lugar" ha sido buena en general. Mi familia y mis amigos están bien, mis sobrinas están grandísimas, más bellas, igual de juguetonas y adorables. Al parecer todos me siguen queriendo porque pasé más de 3 horas saludando gente desde mi llegada y recibía a cada minuto un nuevo abrazo... eso me hizo increíblemente feliz y agradezco a todos aquellos de los cuales recibí esa linda muestra de cariño, aunque no me dieron tiempo de descansar mucho después del largo viaje, pero ellos fueron mi mejor recompensa.

Mi trabajo sigue estando allí, pero ahora tengo nueva oficina y más responsabilidades. Mis compañeros todavía me recuerdan y al parecer me extrañaban, porque me dieron un lindo recibimiento que no esperaba. Mi apartamento está intacto, doy gracias a Dios el no haberlo alquilado estos meses, porque seguramente no lo habría recibido en las mismas condiciones si lo hubiera hecho. Disfruté dormir una vez más en mi cama (la cama más comoda del mundo)... Me hizo falta la vista de mi ventana, pero por ahora me basta con imaginar lo que pudiese ver a través de ella.

Mi pequeña Panamá sigue estando linda, cada vez con más edificios, con la gasolina más barata, con sus octubres terriblemente lluviosos, con la larga línea de barcos que se ve desde la ciudad, los ruidos en las calles, su tráfico, su gente, con la alegría y carisma que la caracteriza, con temas de política a la orden del día y en todos los noticierons debido al próximo período de elecciones, con una latin american idol que yo desconocía por haber estado un poco "desconectada" de la realidad panameña, con una medalla de oro olímpica en salto largo que tampoco disfruté ni celebré como debía, con los trabajos de ampliación del canal que ya inician, y muchas otras cosas más que la definen.

Mi lugar favorito sigue allí, con su banco y todo, incluyendo el joven intruso que en ocasiones lo ocupa aún sabiendo que es mi banco preferido del lugar. De hecho, me sorprendió un poco llegar el lunes a mi banco y descubrirlo a él sentado allí, justo como lo dejé hace 8 meses y medio, bajo la promesa tonta de cuidarlo por mí. Hasta tuve la ligera impresión de que no se había movido ni un centímetro desde mi partida y eso me provocó una sonrisa. A pesar de que él y yo sómos sólo un par de desconocidos que comparten la preferencia de un simple banco, no puedo negar que me causó algo de felicidad verlo allí, igual que siempre, ocupando mi lugar y esperando que yo llegara para cedérmelo, porque de alguna forma eso me indica que las cosas están justo como las dejé, que no ha habido mayor variación, que todo y todos siguen allí, como si hubieran detenido el reloj para esperarme, guardando todo lo que me correspondía recibir y tener.

Me siguen queriendo de la misma manera (o más), al igual que yo a ellos, y eso es lo importante.

11 comentarios:

El Bueno de Cuttlas dijo...

Siempre se agradece que el mundo personal esté intacto cuando se vuelve a casa. Para mi no hay sensación más amarga que pensar que me estoy perdiendo el tiempo vital de las personas que quiero. Es una preocupación que tengo desde pequeño... y la sigo teniendo ahora que estoy fuera de España por los estudios. Disfruta de tu hogar (¡y de tu banco!).

Nuka dijo...

Hola ^.^

Me alegro porque tu regreso haya sido tan bueno. Un reencuentro siempre suele serlo, más cuando son tu familia.
Me ha gustado mucho la historia que tienes con tu banco y ese chico, son esas pequeñas cosas las que hacen especial la vida que vivimos.

Muchos besitos guapa y hasta pronto.
Bai...

cristal00k dijo...

Sabes? mientras avanzaba la lectura de tu post de hoy, me iba sintiendo como "aliviada" de que lo hubieses encontrado todo tan en su sitio. ¡Que suerte! porque el mundo cambia muy deprisa y a veces nos quedamos como "colgados" en una realidad que es la nuestra, pero nos resulta incómoda.
Dan ganas de ir Panamá, a tu banco y quedarse un ratito viendo pasar todo eso que has explicado tan rebién.
Suerte!

simplementeyo dijo...

Me alegra q tu vuelta haya sido tan grata.. Ahora a disfrutarlo. besos

simplementeyo dijo...

Ah, por cierto el post te quedó precioso,, ha sido un placer ponerme al día. besos

ONUBIUS dijo...

Me gusto mucho leer tu vuelta, que bonito volver atrás y encontrar todo como lo dejastes, en algunos aspectos agigantados. Soy de los que guarda un mucho de los sitios por donde pase, de su gente y de sus lugares, llamalo sentimental, pero al guardarlos, guardo una parte importantísima de mi propio yo, me alegro mucho de que todo fuera genial...

Abrazzzusss..

Srta. Bomba de Humo dijo...

que bueno que estes de vuelta... y que te sientas bien por eso =)

besitos..

Andres dijo...

Creo que yo tambien puedo afirmar que estoy de vuelta, he tenido mil problemas con mi sistema, los que creo ya son parte del pasado.
Por lo que leí estuviste de vacaciones por tu país, nada más reconfortante que rencontrarse con el ayer, los recuerdos que nos traen las calles, los jardines , hasta el aroma a la comida.

Una vez más te agradezco tus visitas y ahora si estaremos en contacto. Voy a tratar de realizar entradas más seguidas, mi trabajo esta cada vez mas absorvente.

UN beso

andres

Pablo Mariosa dijo...

"Ya estoy de vuelta en mi país y hago lo posible por alinearme a mi nueva realidad."

Es muy lindo lo que escribiste, porque al principio escribiste esa oración y calculo que no fui el único que pensó que ibas a hablar de un extrañamiento o algo por el estilo con respecto a tu lugar en el mundo.

Sin embargo, el cariño por tu tierra, por tu país, emana de cada una de las palabras que escribiste y la verdad es que me robaste una sonrisa enorme.

Ojalá todos pudiéramos sentir algo tan cálido por nuestro lugar en el mundo... Eso haría que las cosas funcionaran un poco mejor, ¿no?

Besos,

Pablo

Britanny dijo...

Me alegro de que estés de vuelta y feliz por ello. Es una sensación mágica la de volver al "hogar", no todo el mundo tiene un hogar propiamente dicho, algunos sólo tienen una casa. Espero que ahora todo te vaya estupendo y nos cuentes cosas de tu país como hiciste con Hawai.

Besos!

Hada dijo...

El bueno de cuttlas:
Que las cosas estén intactas proporciona alivio. Al fin y al cabo, todos necesitamos de cierta estabilidad a la cual aferrarnos, aunque algunos tengamos la costumbre aquella de movernos demasiado.

Nuka:
Mi regreo fue bueno, te agradezco que te alegres por mí. Es cierto que las cosas pequeñas de la vida son las que pueden proporcionarnos lindos momentos de alegría.

Critalook:
Alivio fue una de las cosas que sentí al regresar y encontrar todo bastante dentro de lo normal y tal vez mejor en unos casos.

Simplemente yo:
Siempre es un placer leerte por acá =)

Onubius:
También suelo ser sentimental y me apego mucho a ciertos sitios y personas, es algo bueno en parte, pero por otro lado, esos apegos dejan su huella.

Srta. Bomba de Humo:
Es bueno estar de vuelta, definitivamente... pero sigo en movimiento, parece que ya es parte de mí.

Andrés:
Me alegra que también estés de vuelta, te debo una visita... y también a varios más de mis amigos =)

Pablo Mariosa:
Me alegra que te gustara lo que escribí. Extrañar es inevitable en mi caso, sobretodo porque me enamoro fácilmente de los lugares que visito. Mi tierra, siempre será mi tierra, pero, como te comenté antes, hay ciertos lugares que tienen un encanto natural al que no puedo resistirme

Britanny:
"No hay nada como el hogar"... o eso dicen. El problema está cuando consideras que hay más de un lugar al que consideras tu hogar.