sábado, 22 de noviembre de 2008

Sigo callada...


Sigo sin hablar mucho por acá, lo sé, y no porque no tenga nada que decir o porque quiera ocultar algo, sino todo lo contrario, a veces las cosas que nos suceden son demasiadas como para poder saber por dónde empezar a explicarlas.

Ocasionalmente hago el análisis en mi cabeza y descubro que tampoco sería capaz de explicar nada, porque ni yo misma entiendo bien qué pasó y qué pasa. No es algo que piense demasiado, pero sí, admito que a veces ese pensamiento se pone a rondar por minutos en mi mente y me aniquila en serio. Últimamente lo evado con un "ni siquiera lo pienses", pero a los días regresa y termino pensando.

Sólo espero que entre todo lo que me robaron semanas atrás, no se hayan llevado también la poca inspiración que tenía. Diría que es una epidemia, como otras personas han mencionado por aquí, pero estoy casi segura que las causas son diferentes... al menos la mía es diferente, porque tiene nombre y apellido.

6 comentarios:

El Bueno de Cuttlas dijo...

A veces los pensamientos deben madurar más tiempo de lo habitual para que puedan salir al exterior y ser expresados sobre el papel. Bueno, en este caso papel cibernético :-)
Este proceso no siempre lleva el mismo tiempo y es lógico que cambie de Hawai a Panamá. Lo importante es que están en tu interior y cuando estén listos lo sabrás. Y yo disfrutaré leyéndolos.

Saludos

Nuka dijo...

Hola ^-^

No te preocupes por no tener la inspiración necesaria para escribir, como tú bien dices, a todos nos está pasando últimamente y si la razón tiene nombre y apellidos te entiendo perfectamente, me ha sucedido con demasiada frecuencia.

Muchas veces nos ocurren cosas que las vemos increíblemente difíciles pero pasado un tiempo vemos que no nos duele tanto como en el momento en el que te sucedió. A mí me pasó algo muy gordo las últimas navidades y, aunque lo he pasado bastante mal, tras tantos meses, me he dado cuenta de que ahora estoy mucho mejor que antes y ahora no me duele tanto, sigue ahí la espinilla, eso nunca se olvida, pero te enseña. Y no te preocupes por tu inspiración, que ya verás como tarde o temprano regresará.

Muchos besos guapa y que tengas un gran día.

Hada dijo...

El Bueno de Cuttlas:
De acuerdo en que ciertos pensamientos deben madurar... o perecer, todo depende. Ojalá sólo tuviera que pensar en Panamá y Hawaii, pero sigo moviendome de ciudad en ciudad y a veces lo hago mucho más de lo que me gustaría. Ni hablar...

Nuka:
Gracias por tus palabras. Lo raro es que no siento que esté pasando por una siutación difícil, tal vez es sólo que inconscientemente guardo silencio para no hablar de más... cosa que no es nada rara en mí ;-)

Srta. Bomba de Humo dijo...

de lo poco que he aprendido, puedo decir que el secreto es encontrar el punto medio entre el silencio y hablar de más.. yo aun no lo encuentro... pero creo que esto de hablar de más a veces me funciona más que callar...
aunque igual y todo puede ser cuestion de tiempo, a veces esa es la mejor respuesta, dejar el tiempo pasar y ver que deja en nosotros...


besitos!

Hada dijo...

Parece que yo siempre me voy a los extremos, hablo mucho o no digo nada. Es bueno o es malo? No sé... también se me dificulta encontrar el punto medio.

simplementeyo dijo...

Bueno me dejas descolocada con eso de q tiene nombres y apellidos.. pr tranquila q sea lo q sea pasara.. y tu inspiración no se irá pq tienes un don.. (pr de todas formas como dice Serrat procura q la inspiración te pille trabajando) besos