viernes, 26 de diciembre de 2008

Soplo de buenos deseos


Espero que nunca te falte la alegría de contar con alguien con quien compartir las cosas. Deseo que a veces, sólo a veces, consigas lo que anhelabas en vez de lo que necesitabas. Espero que siempre cuentes con buenos recuerdos a los que puedas recurrir para soportar los malos tiempos. Te deseo la mejor de las pequeñas satisfacciones, abrir un libro muy conocido, la tersura de la página, las primeras palabras familiares... Espero que tengas la dicha de encontrar el regalo perfecto para las personas que quieres. Deseo que muchas veces en tu vida, puedas experimentar la sorpresa de hallar algo mejor de lo que te atreviste a esperar.

P. Brown



Te deseo primero que ames, y que amando, también seas amado. Y que, de no ser así, seas breve en olvidar y que después de olvidar, no guardes rencores. Deseo, pues, que no sea así, pero que si es, sepas ser sin desesperar.

Te deseo también que tengas amigos, y que, incluso malos e inconsecuentes, sean valientes y fieles, y que por lo menos haya uno en quien puedas confiar sin dudar.

Y porque la vida es así, te deseo también que tengas enemigos. Ni muchos ni pocos, en la medida exacta, para que, algunas veces, te cuestiones tus propias certezas.
Y que entre ellos, haya por lo menos uno que sea justo, para que no te sientas demasiado seguro.

Te deseo además, que seas útil, mas no insustituible. Y que en los momentos malos,
cuando no quede más nada, esa utilidad sea suficiente para mantenerte en pie.

Igualmente, te deseo que seas tolerante; no con los que se equivocan poco, porque eso es fácil, sino con los que se equivocan mucho e irremediablemente, y que haciendo buen uso de esa tolerancia, sirvas de ejemplo a otros.

Te deseo que siendo joven no madures demasiado de prisa, y que ya maduro, no insistas en rejuvenecer, y que siendo viejo no te dediques al desespero. Porque cada edad tiene su placer y su dolor y es necesario dejar que fluyan entre nosotros.

Te deseo de paso que seas triste. No todo el año, sino apenas un día. Pero que en ese día descubras que la risa diaria es buena, que la risa habitual es sosa y la risa constante es malsana.

Te deseo que descubras, con urgencia máxima, por encima y a pesar de todo, que existen, y que te rodean, seres oprimidos, tratados con injusticia y personas infelices.

Te deseo que acaricies un gato, alimentes a un pájaro y oigas a un jilguero erguir triunfante su canto matinal, porque de esta manera, te sentirás bien por nada.

Deseo también que plantes una semilla, por mas minúscula que sea, y la acompañes en su crecimiento, para que descubras de cuántas vidas está hecho un árbol.

Te deseo, además, que tengas dinero, porque es necesario ser práctico. Y que por lo menos una vez por año pongas algo de ese dinero frente a ti y digas: "Esto es mío",
solo para que quede claro quién es el dueño de quién.

Te deseo también que ninguno de tus afectos muera, pero que si muere alguno, puedas llorar sin lamentarte y sufrir sin sentirte culpable.

Te deseo por fin que, siendo hombre, tengas una buena mujer, y que siendo mujer,
tengas un buen hombre, mañana y al día siguiente, y que cuando estén exhaustos y sonrientes, hablen sobre amor para recomenzar.

Victor Hugo

viernes, 19 de diciembre de 2008

Hada de alas rotas


A simple vista, la imagen es de un hada con alas rotas, pero si miramos con detenimiento podemos observar que en lugar de llorar la evidente pérdida de su ala, no se le nota triste, sino que parece tranquila y sonriente. Al verla, no puedo dejar de pensar en las palabras que hace ya algún tiempo me escribió un amigo (el mismo que me regaló esta imagen), cuando mencionó que "los humanos somos seres de una sola ala, necesitamos abrazarnos los unos a los otros para poder volar"... y creo que tal vez el hada de la imagen piensa exactamente en eso, y sabe que lo único que necesita para poder volar son ganas y otro ser alado que la acompañe en su vuelo.

Los seres alados nunca sabremos cuál será la última caída ni qué tan grave será, pero nuestro impulso de seguir soñando y creyendo que todo es posible, evitarán que detengamos nuestro vuelo. Incluso es posible que nos detenegamos temporalmente después de una de esas caídas, pero a la larga retomaremos el vuelo.

Un hada es un hada, su naturaleza no impedirá que siga soñando a pesar de que sus alas no estén intactas y siempre seguirá devolviendo la magia a todos los que crean en ella.

jueves, 18 de diciembre de 2008

Hay tácticas y hay tácticas


Cada año para estas fechas salen a flote las preguntas de mis familiares, amigos y conocidos para intentar identificar qué quiero para mi cumpleaños. Las tácticas para obtener información varían de una persona a otra. Unos recurren a las mentiras blancas y me llevan de compras para que los acompañe a comprarle un regalo a alguna "amiga del trabajo", algunos me hacen interrogatorios y dependiendo de lo que yo responda, van desechando o considerando las posibles opciones que tienen en su cabeza. Otros son más directos y simplemente me preguntan qué quiero para mi cumpleaños y a donde quiero ir, pero también están los más ingeniosos, que no pierden oportunidad de llevar una conversación normal al tema de los "regalos", y hasta hay unos que son capaces de idear lo que sea con tal de mirar la talla de alguna de mis blusas.

El asunto es que todo el tema me parece un tanto gracioso por un lado, porque tarde o temprano termino percatándome de la finalidad de tanto alboroto y no puedo negar que a veces me divierten ciertas actuaciones inesperadas de algunos, pero a la vez lo considero algo innecesario porque no soy materialista y todos los que me conocen bien, lo saben. Usualmente me siento mejor regalando algo que recibiendo un regalo, pero aún así, sé que todos quieren darme algo que me guste; lo que no termino de entender es cómo, a pesar de "tantos" años, le metan tanta mente al tema de mi regalo, sabiendo que no soy nada exigente en ese aspecto y que siempre voy a preferir otro tipo de atenciones: momentos agradables, buena compañía, que no se olviden de que existo, que alguien me diga las palabras justas cuando lo necesito, un detalle tonto que no espero, que me comprendan como soy y manos amigas que me apoyen sin importar el qué el cómo o el cuándo... todo eso es mejor que cualquier regalo material.

Si hoy tuviera que elegir el regalo perfecto para mi cumpleaños, preferiría tener a todos mis amigos y seres queridos cerca de mí juntos ese día, en un solo lugar y que cada uno me regalara un abrazo. Sé que no es algo tan posible de lograr porque muchas de esas personas que aprecio tanto están bastante lejos; lo que sí es seguro es que siempre los llevo a todos conmigo en mi mente y mi corazón y que realmente siento que son valiosos para mí, porque cada uno es especial a su modo y a cada uno lo quiero diferente... Es por eso todos son y serán siempre mi mejor regalo.

jueves, 11 de diciembre de 2008

Puerto seguro


Todos tenemos un lugar en el cual nos sentimos cómodos y seguros, ese lugar en dónde nos sentimos demasiado bien, en paz y felices, aunque el resto del mundo se esté derrumbando... y nada nos importa más cuando estamos allí, sólo disfrutar de esa gratificante sensación que nos da el saber que estamos justo donde debemos estar, en un lugar mágico y perfecto, hecho sólo para nosotros.

Para algunos es un lugar físico, que puede ser al aire libre o en un lugar un poco más privado; para otros es algo lógico, como un momento o un recuerdo vivido; y para muchos otros puede ser una cosa o una persona. Lo cierto es que todos lo necesitamos, en mayor o menor medida, y por eso siempre regresaremos a ese lugar una vez que lo encontremos e identifiquemos como nuestro espacio o nuestro oasis. Lo mejor de todo es que no necesariamente tenemos que regresar físicamente para sentir que estamos allí, ya que nuestra mente es mágica y es capaz de reconstruir todo lo que hemos vivido sólo con que cerremos los ojos y queramos dejarnos llevar por unos instantes.

Hoy necesito recurrir a ese lugar, pero factores como la distancia, el tiempo y una que otra obligación no me lo permiten, así que pretendo desconectarme por un par de horas y llegar allí, aunque sea mentalmente. Ya que no puedo estar allá, lo mejor que puedo hacer es imaginar... soy buena en eso, así que no debe irme mal. Y más vale que lo logre, porque lo necesito con urgencia.

lunes, 8 de diciembre de 2008

Madre


Las madres no son perfectas, eso es cierto... tienen sus defectos como el resto de los seres humanos, pero aún así, todas son admirables de una u otra manera, ya que la naturaleza les provee de cierto instinto del que seguramente carecemos las que no hemos tenido el placer de ser madres aún (aunque tal vez todas las mujeres tenemos ese instinto sólo esperando el momento justo para materializarse).

A pesar que no siempre estemos de acuerdo con ellas, que sintamos que exageran al sobreprotegernos, que no entienden lo que vivimos y que nos regañen aunque ya seamos grandecitas, ellas son nuestras madres, y por lo general actuan sabiamente sin que siquiera lo notemos.

La última conversación que tuve con mi madre no fue del todo agradable; para empezar, inició diciendo: "Me cuentas ya mismo todo lo que te pasa justo como lo hacías con tu padre..." y al final, mi sinceridad terminó abrumándola, preocupándola y alterándola. Admito que me siento un poco culpable por darle dolores de cabeza de este modo y hoy el sentimiento de culpa me pesa mucho más porque es día de las madres en Panamá. Por lo general, papá siempre mediaba en estos momentos, pero ya él no está entre nosotros y tendremos que resolverlo solas. Hablando se entiende la gente, no? Las dos tenemos razón en parte, tal vez sólo es cuestión de hacer lo posible por entendernos mutuamente.

lunes, 1 de diciembre de 2008

El corazón no se gobierna


Es increíble que una película pueda cautivarme sólo con un título y una frase. Sucede que fui al cine hace unos días, miré el afiche en la entrada de una de las salas y me atrapó totalmente en todos los sentidos... fue como amor a primera vista. Ni siquiera sé de qué trata, desconozco los actores, no he leído ni escuchado nada de ella, pero tengo que verla. Sí, sé que soy un poco antojada, sin embargo, hay algo me hace presentir que este antojo valdrá la pena.

Ahora tengo el otro dilema: verla con alguien que disfrute la película igual que yo y no le dé por dormirse, o ir a verla sola, como he hecho varias decenas de veces. Ya veremos... por ahora, voy a esperar un poco para correrme el gusto, sólo para alimentar un poquito más mi ansiedad y disfrutarla mejor cuando la vea. Espero que nadie vaya a arruinarme la sorpresa contándome de qué se trata, pero si alguien intenta hacerlo, prometo cerrar los oídos.

Premio otorgado por Nuka


Como se lo comenté a mi cariñosa y bondadosa amiga, no creo merecerlo, pero lo agradezco. En el último mes he descuidado mucho este espacio, más de lo que hubiese querido pero lo hice. Por razones múltiples, algunas de peso, otras que carecen de valor, pero el resultado es que no atendí este blog como lo había estado haciendo desde hace meses.

Aún así, veo que algunos siguen leyéndome, y eso lo agradezco demasiado.

En esta ocasión paso el premio a:
Eowyn y su blog A la sombra de los pinos
Andrés y su blog Punto Vulnerable
Mario Alonso y su blog Inquietudes
Eurice y su blog El oscuro y polvoriento desván de mi memoria
Y tal vez seré la primera en devolver un premio a quien se lo otorgó, pero realmente considero que Nuka lo merece dos veces por todo lo que expresa en su blog.

Así que gracias nuevamente, por el premio, por seguirme y por tus comentarios.