jueves, 31 de diciembre de 2009

Bendición celta


Que el camino salga a tu encuentro. Que el viento siempre esté detrás de ti y la lluvia caiga suave sobre tus campos. Que Dios te sostenga suavemente en la palma de su mano, hasta que nos volvamos a encontrar.

Que olvides los problemas que ya pasaron, pero nunca olvides recordar las bendiciones de cada día. Que el día más triste de tu futuro no sea peor que el día más feliz de tu pasado.

Que siempre tengas palabras cálidas en un anochecer frío, una luna llena en una noche oscura, y que el camino siempre se abra a tu puerta.

Que tus vecinos te respeten, los problemas te abandonen, los ángeles te protejan, el cielo te acoja, y que la fortuna de las colinas irlandesas te abracen.

Que tus bolsillos estén pesados y tu corazón ligero. Que la buena suerte te persiga, y cada día y cada noche tengas muros contra el viento, un techo para la lluvia, bebidas junto al fuego, risas para que te consuelen, aquellos a quienes amas, y que se colme tu corazón con todo lo que desees.

Que vivas cien años, con un año extra para arrepentirte. Que el Señor te aguante en su mano, y no apriete mucho su puño.

Que no conozcas nada más que la felicidad.

miércoles, 23 de diciembre de 2009

Confieso que...


No he tenido suficiente tiempo para lo que quisiera, gracias a compromisos laborales...
He perdido alrededor de 4 kilos el último mes (casi 9 lbs), a pesar de que he comido mucho más de la cuenta...
Pienso más de lo que debería y me canso...
Anduve de sonámbula por estas noches... lo sé porque desperté de pie cerca de la puerta de la habitación y noté que mi teléfono celular estaba en tres pedazos sobre el piso (quién habrá sido?)...
Extraño escuchar a mi papá silbando alguna canción o que simplemente me cante: ♫mirándote a los ojos juraría, que tienes algo nuevo que contarme...♫
Hace un par de días no dormí ni una sola hora por quedarme escuchando música... después el sueño me pasó factura durante el día, pero valió la pena...
Ya me empieza a incomodar el comportamiento extraño que es usual en mis conocidos por estas fechas...
Tengo libre la tarde del lunes y no sé qué hacer, porque las personas con las que podría pasar un buen rato estarán lejos o trabajando...
Hace semanas que no veo el amanecer desde mi cama, ya que el solsticio de invierno hizo que la salida del sol se desviara unos grados del perímetro de mi ventana...
Últimamente me enojo conmigo misma...
Mis mariposas me reclaman cosas y yo procuro ignorarlas...
Quiero... y no puedo...

sábado, 19 de diciembre de 2009

Tonterías y códigos


5/7/07
Imagen enigmática
PDs
4 spam
0.5%
Silvana
Pizza caprichosa
Abrazo permanente
Escaleras de besos (o de lo que sea)
John Cusack
5684 km
Cuentas regresivas
Listas
A. de A. 521
Música contaminada
1698... 4, 4, 5 y 3
Palomas verticales
♪♫Mi sueño♫♪
Alfajores que sacan alas
Labris
Chocolate con malvas
♪♫Gentle Ways♫♪
Nesobesos
Patos en el dique
"La mirada"
Arco iris completo
Aerobesines
Volando juntos

jueves, 3 de diciembre de 2009

Sopresa!


Hay pocas cosas peores que aparecer sin la más mínima sospecha en el momento en el que alguien dice algo que no debes escuchar y más aún, cuando las noticias no son del todo agradables.

Se suponía que debía estar feliz: terminé un trabajo en poco tiempo y regresé antes de lo previsto a mi ciudad. Ya que no había nadie en mi apartamento, decidí ir a trabajar y de paso, le daba la noticia a mi amigo-colega-compañero de apartamento. Pero nadie contaba con que yo me aparecería en la puerta de su oficina justo cuando él le decía a alguien por el teléfono: "Me mudo de apartamento en enero, pero todavía no le he dicho a Ada". No sé quién puso peor cara, si yo al escuchar eso, o él al enterarse que lo había escuchado.

Después de que literalmente sintiera que me habían echado agua helada encima, vinieron las explicaciones, los comentarios y demás, pero igual me quedé con esta sensación extraña encima y me fui a trabajar a mi oficina (a menos de 20 metros de la suya). Para cerrar el día, preferí irme a dormir antes de las 10 pm y no pensar demasiado... al fin y al cabo, era algo que tenía que pasar tarde o temprano.

Lo irónico es que se suponía que la sorpresa la iba a dar yo, pero pasó exactamente lo contrario.

martes, 24 de noviembre de 2009

"La vida no se mide por las veces que respiramos, sino por aquellos momentos que nos dejan sin aliento"

Hay muchas formas de volar, pero lo mejor es hacerlo acompañado, ya sea física, mental o emocionalmente. Un vuelo solitario puede ser interesante, pero nunca será tan divertido como aquel que hacemos junto a alguien, sobretodo si ese alguien es especial y te hace volar aunque estés pisando el suelo.

Sin duda alguna, la compañía y cierto grado de complicidad son capaces de mejorar cualquier momento, además, hay muchas menos probabilidades de caer cuando estamos acompañados que cuando volamos solos. El hecho de sentirse seguro aún estando a metros del piso, sabiendo que esa persona no te soltará la mano y que estará allí cuando le necesites, es una sensación invaluable.

Como siempre lo he dicho, "por momentos como éstos, vale la pena vivir"... al final del camino, lo único que es realmente nuestro, son los recuerdos de los momentos vividos.

jueves, 12 de noviembre de 2009

Amo a tres

Si de confesiones hablamos, tendría que admitir que la más humana de mis debilidades es que suelo enamorarme de seres, cosas y lugares que son excepcionales y únicos a su modo... me encanto fácilmente con ellos y luego no puedo sacarlos de mi corazón.

Como le comenté a un amigo de acá, "he encontrado más de un lugar que me ha enamorado a su manera... Por ahora, hay 3 ciudades que me vuelven loca, que adoro, y a las que visito cada vez que puedo. No sé por qué una no es suficiente, lo cierto es que todas tienen su encanto, todas me han calado de diferente manera en el corazón y todas me han enseñado mucho, aunque son muy diferentes entre sí. Imposible decidirme por una y no es que sea indecisa, sino que todas son maravillosas y en las tres hay gente que adoro."

Mi tierra:
Mi ciudad de edificios, puentes y costas
Justo en el centro de América (o al menos eso dicen). Es la tierra que me vio nacer y en la que he vivido gran parte de mi vida. Acá está toda mi familia y la mayor concentración de amigos que he hecho hasta el momento. Adoro la diversidad que muestra entre lo cosmopolita, lo antiguo, las estructuras de concreto y sus encantos naturales. Puedo estar en las dos costas (Pacífico y Caribe) en el mismo día. Además tenemos el Canal, nuestro orgullo, por el cual nos han legado el título de Puente del Mundo, Corazón del Universo, como agradecimiento por haber separado nuestra tierra para unir al mundo.

Mi escape:
Mi ciudad de playas, palmeras y volcanes
Está ubicada justo en el medio del Pacífico, basante lejos de tierra firme. Por la insistencia de un amigo soñador, visité esta ciudad en marzo del 2006 y fue amor a primera vista. Después, por varias coincidencias del destino, fui trasladada por 8 meses allí para trabajar en un proyecto especial... Ahora que miro hacia atrás, pienso que el momento no pudo ser más oportuno: yo necesitaba espacio, cambiar de ambiente, conocer gente nueva, y esa ciudad me abrió las puertas y me regaló todo eso y mucho más. Todavía extraño salir de la oficina e ir a caminar por la playa, escuchando música típica de estas islas. Es innegable que Honolulú es un paraíso impresionante, rico en historia, tradición y cultura... ya me atacaron las ganas de regresar.

Mi oasis:
Mi ciudad de sierras, lagos y castillos
Está localizada a 5,684 km de Panamá.. Emprendí el primer viaje allí como parte de las vacaciones que tuve el año pasado y aproveché para conocer físicamente a uno de mis buenos amigos que sólo había tenido oportunidad de conocer virtualmente, sin pensar que me enamoraría de esa curiosa ciudad. Me encanta la paz que me transmite ese lugar y lo que puedo encontrar allí... todo es tan sencillo y tan único que me hace sentir que estoy justo en donde tengo que estar, sin necesidad de preocuparme demasiado. A pesar de ser una ciudad pequeña, siempre conozco algo nuevo, y aunque visite un lugar conocido anteriomente, siempre tengo la sensación de estar allí por primera vez. "Mi oasis", además, viene con regalos incluidos: "Él" y mi kilómetro cero. No me atacan ganas de volver allí, porque desde que conocí ese lugar, nunca las he perdido.

lunes, 2 de noviembre de 2009

Pequeñas cosas


Es increíble que mi felicidad gire en torno a pequeñas cosas que conmúnmente llamo "tonterías". Justo anoche pensaba en las ganas enormes que tenía de comerme un buen alfajor... hasta fui a un mercado cercano en donde los venden y tuve uno en mi mano, pero me arrepentí de comprarlo en el último momento... "éste no es un alfajor de verdad", pensé, "es un insulto a los buenos alfajores". Preferí quedarme con las ganas, a arriesgarme y desilusionarme por completo.

Pero para mi sorpresa, hoy al llegar a mi oficina, había una pequeña caja de alfajores Havanna sobre mi escritorio... al inicio pensé que era una visión o que tal vez seguía soñando (no sería la primera vez que soñara con comer alfajores), pero no... estaba bien despierta. Me acerqué a la cajita, la abrí todavía dudosa de que fuera cierto y miré que estaban los seis. En ese momento escucho una voz a mis espaldas que me dijo: "Es un regalo que te traje por todos los alfajores que me has regalado, no serán tus favoritos, pero son ricos"... Era uno de mis compañeros que había ido a pasar vacaciones con su novia en Argentina y me trajo esas "joyas". La última cosa que pensaba era que se acordaría de mí y me traería semejante delicia.

Le he dado las gracias como 500 veces y llevo puesta una sonrisa permanente que seguramente me durará varios días. Acabo de comerme el primero y estoy demasiado feliz. Qué regalo tan extraordinario!... Además, me trajo buenos recuerdos, porque justo hoy hace un año desde la primera vez que visité el "Lugar Soñado"... y de un par de cosas más. Qué mejor forma de celebrar que ésta?


Foto tomada el 2 de noviembre de 2008, en el "Lugar Soñado", como a las 12 pm (hora local)

lunes, 26 de octubre de 2009

Volvieron a la vida


El pasado 10 de octubre, a eso de la 2:30 pm (hora local), se dignaron en aparecer mis mariposas, justo cuando yo las daba por muertas o desaparecidas. Aparentemente siempre estuvieron en su sitio (mi estómago), pero habían decidido quedarse tranquilas y silentes... tal vez me estaban dando vacaciones, o quizá ahora su actividad depende de los encuentros que tenga con cierto personaje... todo indica que se han empeñado en girar en torno a "Él", sólo para hacerme la vida más difícil... Lo bueno es que el efecto suele durar varias semanas, lo que significa que aún las siento revoloteando y revolucionándome la vida, aunque de momento volvamos a tener varios miles de kilómetros en medio.

Así están las cosas... Él aparece, y ellas vuelven a volar... Ellas vuelven a la vida y yo vuelvo a la vida con ellas.

martes, 22 de septiembre de 2009

Contrario a lo que parece



Muchas veces, mientras camino entre alguna bulliciosa multitud, tengo la sensación de estar sola, y suelo pensar que cada uno de esos seres que componen la muchedumbre está en su propio mundo, perdido en sus propios pensamientos, en sus problemas y persiguiendo objetivos individuales. A veces me entretengo imaginando lo que están pensando o lo que harán ese día... los observo y pienso que todos somos diferentes entre nosotros, pero que tal vez muchas cosas nos identifiquen sin siquiera imaginarlo.

Por increíble que parezca, lo contrario ocurre en ocasiones... sobretodo en esas noches, en las que me encuentro totalmente sola en mi esquina de un octavo piso, cuando hasta la casa permanece en silencio como haciéndose cómplice de la situación... luego me da por mirar a través de alguna ventana, observo alguna estrellita titilando y es entonces cuando suelo sentirme acompañada, porque pienso que en ese preciso momento hay al menos una persona que me aprecia pensando en mí y con suerte habrán muchas personas pensando y haciendo lo mismo que yo. Las noches claras me hacen recordar a las personas quiero y me quieren, ya sea que estén cerca o lejos... y también llegan a mi memoria los que quise y me quisieron pero ya se han marchado... y en ese momento siento que están todos allí... conmigo, y algún modo es así...

Aunque parezca que estoy sola, no lo estoy, y cuando parece que estoy acompañada, podría encontrarme más sola y perdida que nunca.

miércoles, 16 de septiembre de 2009

Cuando las cosas no resultan como las planificamos...


Cuando quieres algo es como planificar un viaje de vacaciones a Italia. Compras guías de viaje y haces planes maravillosos: el Coliseo, el Michelangelo, las góndolas de Venecia... hasta aprendes algunas frases que te serán útiles en italiano. Después de algún tiempo, llega el gran día, empacas tus valijas y tomas el vuelo. Varias horas después, el avión aterriza y la azafata te dice "Bienvenido a Holanda". "Holanda?" dices tú, "Cómo que Holanda? Yo me registré en un vuelo para ir a Italia porque toda mi vida soñé con ir allí".

Pero hubo cambio en los planes de vuelo, el avión aterrizó en Holanda y allí debes permanecer por un tiempo. Te han llevado a un lugar que a tu parecer es horrible, asqueroso, desagradable, lleno de pestilencia, hambre y enfermedad. Así que debes salir a comprar nuevas guías de viaje para ese lugar, debes aprender un nuevo lenguaje y conocerás un nuevo grupo de gente que nunca habrías conocido.

Es sólo un lugar diferente. Más lento, más pacífico y no tan llamativo como Italia. Ya que estarás allí por un tiempo, respiras hondo, miras alrededor y empiezas a notar que Holanda tiene tulipanes, molinos de viento, canales, lagos y lindas edificaciones. Después de todo, Holanda es un país hermoso y digno de disfrutar.

Pero muchos de los que conoces, van a Italia y regresan alardeando de lo maravilloso que es estar allá. Y tú sólo piensas: "Sí, ése era el lugar en donde se suponía que yo debía ir... eso era lo que había planificado". Y te sentirás frustrado porque nunca irás a Italia y porque tu sueño de conocer ese país, ahora es inalcanzable. Pero si desperdicias tiempo murmurando y pensando en el hecho de que nunca fuiste a Italia, estarás desaprovechando la oportunidad de disfrutar lo especial, adorable, sencillo, único y excepcional que es estar en Holanda. Si te fijas con cuidado, hasta podrías alardear mucho más que tus conocidos... eso, si aprendes a amar lo maravilloso que es estar en Holanda.


Extraído de la composición "Bienvenidos a Holanda" de Emily Perl Kingsley

jueves, 10 de septiembre de 2009

Cuando el "acá" se convierte en "allá"


Es curioso que me empeñe en pensar en otro lugar justo cuando estoy sentada en mi banca, en mi rincón favorito y también es extraño que cuando estoy en aquella otra ciudad, nunca extrañe mi mar. Por increíble que parezca, el alivio y la estabilidad que por lo general siento cuando regreso a casa, no lo sentí esta vez; ahora mi rutina me parece odiosa y hasta había olvidado lo temprano que tengo que levantarme para ir al trabajo, el tráfico, el ruido de la ciudad y el calor insoportable que hace sin importar que llueva o no.

Siento que el tiempo pasa más lento, me aburro hasta la saciedad y nada me parece demasiado divertido después de todo. La música no me hace bien... de hecho, me pone bastante sensible, por lo tanto, no escucho temas contaminados y cuando estoy en el auto, cambio de emisora constantemente en mi intento por evitar escuchar las canciones 1 y 8 del ranking de las más escuchadas esta semana. No cocino de buena gana desde hace rato, y a veces ni siquiera cocino, lo que es bastante raro en mí. Mis límitados vuelos sólo son causados por ciertos alfajores que traje como souvenir y mis mariposas, están calladas y tranquilas... son casi imperceptibles; si no las conociera demasiado bien, diría que escaparon para no volver.

Sigo disfrutando los amaneceres desde mi banca, cerca del mar, sin embargo, en cada pestañeo desearía que al abrir los ojos, no aparecieran los rascacielos de mi ciudad, sino las sierras y el lago de aquella otra ciudad... En lugar de estar a orillas de mi mar, desearía estar junto a sus latidos, entre sus brazos, escuchando su corazón...

Eso y más pasa... cuando estoy "acá" y no "allá"...

martes, 1 de septiembre de 2009

De vacaciones... acá


Estoy justo en la mitad de mis vacaciones en un lugar apacible y excepcional... aunque para ser sincera hoy no ha estado tan tranquilo, sobretodo porque desde que anocheció el viento ha rugido con audible fuerza y me ha parecido extraño, porque nunca había escuchado el viento de esa manera; si no fuera porque hace frío y porque ya estoy en pijamas, ya habría salido un rato para disfrutar de la noche, pero correría el riesgo de resfriarme si me atrevo a hacerlo. No tengo otra opción que quedarme dentro, debajo de las sábanas, escuchado el viento, hasta que me dé sueño... Sí, son más de la 1:00 am y ya debería estar durmiendo, pero tuve la genial idea de dormir cuando no debía y ahora no tengo nada de sueño (qué tonta!).

Ya amanecerá y veremos...

miércoles, 12 de agosto de 2009

Otra tarde lluviosa


Hoy volvió a llover a cántaros, toda la tarde... fueron horas y horas en las que no hizo más que llover. Estuve todo el día en la oficina, ocupada, entre estudios y trabajos poco agradables, pero me negué a perderme la magia y saqué un momento para observar la tarde lluviosa. Me paré al filo de en una de las paredes de vidrio, justo al borde del sexto piso y me quedé contemplando la lluvia por un minuto... o al menos ésa era la idea inicial, pero me tomé mas tiempo. Fue tan relajante ver tantas gotas caer hasta convertirse en chorros de agua que caían sobre las calles, los autos, la gente y los edificios... hasta me dieron ganas de mojarme, de salir a caminar o de poner mi música a todo volumen mientras conducía sin rumbo fijo. Y allí estaba yo, olvidando el tiempo (y los deberes), perdida en mis pensamientos y en la lluvia, hasta que noté la presencia de uno de mis compañeros tras de mí. Volteé y al instante me preguntó cómo podía estar tan inmóvil y callada por tanto tiempo; le respondí una tontería que lo hizo reír y volvió a dejarme sola... y yo volvi a regresar a mi mundo, lejos de todo y de todos, ese mundo en donde casi se pueden tocar los pensamientos. Disfruté de la tarde de lluvia como siempre... y como nunca.

sábado, 8 de agosto de 2009

♪♪ No se olvida ♪♪

♪♪ ... Por más que pasa el tiempo, no...
No se olvida esos besos que me diste,
No se olvida... hay que tener mala memoria ♪♪



♪♪ No se olvida el cielo... si algún día estuviste ahí ♪♪

(y estuve allí)

miércoles, 5 de agosto de 2009

Príncipes y princesas



No me impresionan los príncipes de ningún color, tal vez porque no soy una princesa, ni me interesa serlo. Es preferible alguien más real y alcanzable, pero que tenga ese "algo" que nos vuelva locos... o me equivoco?

Lo cierto es que hoy muchos quieren ser de la realeza para conquistar corazones, pero después de lograr la conquista se les acaba el encanto. Las apariencias engañan, lo que realmente vale es lo que está en el corazón y eso sólo es posible apreciarlo cuando nos mostrarnos como realmente somos.

Creo en la magia, creo en soñar y en volar, pero algo en lo que nunca he creído es en príncipes encantados.

Acaso están en extinción los seres normales y sencillos, pero con un espíritu soñador?

lunes, 3 de agosto de 2009

El centinela y su leyenda



Se cuenta que en los primeros tiempos de la independencia, habitaba en la ciudad, una extraña joven de piel blanca que tenía la capacidad de desaparecer hábilmente al ser observada. Amaike, como se llamaba la joven, era hija de un extranjero y de una india que había muerto en los primeros años de la niña y había heredado la fortaleza de la raza aborigen y la belleza asiática, de modo que llegó a convertirse en una especie de diosa del lugar.

Pocas veces Amaike se alejaba del lugar en que había nacido. Sólo en ciertos momentos se distanciaba de su choza. Sin embargo, desde lo alto de una colina, un indio, joven, gigante y fuerte, solía vigilarla por horas. Al principio sólo la miraba desde la distancia, pero más adelante, ganó la confianza de Amaike hasta inspirarle el mismo sano y dulce amor que por ella había nacido. Él, todas las tardes se situaba en la colina y paciente esperaba las cada vez más frecuentes salidas de la hermosa muchacha.

Tan repetidas fueron sus salidas, que los soldados del fuerte tropezaban con ella de continúo, hasta que un día lograron sorprender a la joven y la capturaron. Amaike, atada de manos y desesperada por escapar, cae en un profundo foso en la mitad de la oscura noche... Al día siguiente se confirmó que la joven había quedado prisionera del agua, al no haber podido desatar sus manos.

Una vez muerta, su recuerdo no tardó en apagarse y su existencia fue atribuida únicamente a la leyenda. Sin embargo, en lo alto de la colina, todos días, el indio siguió firme en su mirador, con la esperanza de volverla a ver. Su figura se hizo habitual para quienes dirigían la mirada hacia la colina. Su obstinada quietud, lo hacían semejar a una roca, desafiante a los vientos, las lluvias y los intrusos. No se sabe en qué momento, o a raíz de que milagro, llegó a convertirse en una verdadera piedra. Y hoy, desde lo alto de la sierra, como un misterioso vigía de la comarca, se yergue, firme, arrogante y siempre con ese extraño desafío, la enorme mole denominada justamente "EL CENTINELA".

Quienes visitan el lugar, creen adivinar a través de los contornos de la erguida piedra, la figura imperturbable de quien espera todavía fiel a su amor, a la que nunca más volverá.

miércoles, 29 de julio de 2009

Cuenta regresiva



Me quedan:

20 días para rendir el examen de pre-certificación
23 días para mi viaje hacia el sur
30 días para rendir el examen certificable
31 días para mis pequeñas vacaciones en un lugar extraordinario
45 días para saber si estoy certificada o no

Resumen: por ahora, tengo que seguir torturandome con los estudios por 30 días más... después... ya veremos.

viernes, 24 de julio de 2009

Mi sueño repetido...



De vez en cuando sueño que estoy en ese lugar que me da tanta paz, a veces sola, a veces con Él, pero siempre estoy allí... De repente, el despertador suena pero no interrumpe mi sueño, simplemente lo apago sin abrir los ojos y me dispongo a alargar ese sueño lo más posible... Luego alguien toca mi puerta y empieza la misma historia:

- Ada, estás despierta?
- Ujummmm! (respondo sin abrir los ojos)
- Ya escuchaste el reloj?
- Ujummmm! (Dios, que no pregunte nada más, que me va a espantar el sueño...)
- Adaaaaaa! No vas al trabajo? por qué no sales? Ada, no vas a levantarte?
- Ayyyy! Todavía estoy soñando, déjame terminar el sueño
- Ah! Y qué sueñas?
- No importa, ya lo perdí gracias a ti... mejor pregunta qué "soñaba"

Sé que se ponen necios porque piensan que se me hará tarde, lo cierto es que sé exactamente cuánto tiempo adicional puedo quedarme en cama después de que suene el reloj, sin tener que mirarlo. Ya no soy una niña a la que tienen que levantar de la cama... cuándo aprenderán?

viernes, 17 de julio de 2009

De vuelta a casa



Después de 4 días de viaje, regresé a casa demasiado feliz, no por el viaje, sino porque regresé, y estoy de vuelta a mi espacio, a mi rutina y a mis cosas. Me alegra saber que esta noche dormiré en mi cama (no hay ninguna cama como la mía), que voy a poder divertirme cocinando lo que se me ocurra (cosa que no siempre puedo hacer en un hotel) y que mañana me despertará alguna canción de mi emisora local favorita.

Necesito descansar... he dormido tan poco los últimos días que llegué a perder la noción del tiempo, pero no es nada que no pueda arreglarse. También necesito ponerme al día con mis correos (hoy mismo empiezo después de cenar) y no me vendría mal una buena sesión de música, leer un buen libro (que no tenga que ver con nada de certificaciones internacionales de auditoría o de sistemas), una caminata agradable y una visita a mis familiares... Procuraré hacer todo eso entre lo que queda de hoy y mañana... el domingo retomaré mis obligaciones con el estudio; sé que es importante, pero definitivamente no es lo más importante.

jueves, 16 de julio de 2009

Casualidad?



No soy de creer en estas cosas, pero recibir dos mensajes seguidos en mi bandeja de entrada con el mismo tema, me ha puesto a pensar. Al parecer no he sido tan buena amiga virtual últimamente. Prometo solucionarlo el fin de semana, por ahora tengo que regresar a estudiar.

lunes, 13 de julio de 2009

Un domingo diferente

Me levanté bastante temprano, pero no pude ver el amanecer, porque debía hacer desayuno para 6 pequeños huéspedes que tenía en casa. Cociné, les di de comer, los bañé, los vestí, fuimos a un show de niños que resultó ser excelente. Al concluir el espectáculo fuimos a comer, después al parque y luego los devolví a sus respectivas casas alrededor de las 5:00 pm. Al menos los devolví como me los entregaron; todos parecían felices y al llegar a sus casas hacían una algarabía cuando les contaban a sus padres lo mucho que se habían divertido.

Llegué a mi apartamento cansada, pero preferí limpiar el desastre que los peques hicieron durante el tiempo que estuvieron allí y no dejarlo para el lunes. Tardé 3 horas para dejar todo "como Dios manda" y me acosté a dormir temprano (9:15 pm). Antes de dormir, me acordé de las caras de felicidad de los 6 chiquillos mientras miraban el show y pensé: "Cualquier sacrificio vale la pena, cuando se ven sonrisas como ésas..." (El resto del pensamiento, me lo reservo, aunque tal vez, algunos puedan adivinarlo).

El show que vimos:

miércoles, 8 de julio de 2009

Causa y efecto


"Se dice que el aleteo de una mariposa puede ocasionar un huracán al otro lado del mundo"... Lo que nadie menciona es que la ausencia del "aleteo" también tiene sus consecuencias, por increíble que parezca.

Sabemos que todo lo que hacemos tiene un efecto en otros, pero casi nunca logramos visualizar que aquello que dejamos de hacer afecta mucho más a otras personas que nuestros propios actos. Dejar pasar el momento, cuando pudimos actuar o decir algo, puede ocasionar peores resultados. Lo ilógico es que por lo general, sólo lo notamos cuando nosotros somos los afectados, sin embargo, cuando mantenemos silencio o preferimos no hacer nada, pocas veces nos detenemos a meditar en los daños que pudiésemos causar en terceros (por llamarlos de algún modo).

Cuántas veces pudimos mejorarle el día a alguien con una sonrisa o un simple "hola" y preferimos escondernos o pasar de largo? Si alguien nos importa de algún modo, deberíamos pensar más en esto y ponernos en sus zapatos. "No hagas a otros lo que no te gustaría que te hicieran a ti".

jueves, 2 de julio de 2009

Casi dos años atrás...


Tonta conversación entre dos tontos (vía email):

Tonto: En qué consiste contar estrellas?... Hay que tirarse en el césped tomados de la mano, contar en silencio y pedir un deseo si se ve una estrella fugaz?

Tonta: ... Puede consistir, como dices tú, en recostarse en el césped o en la arena a mirar el cielo juntos, hablar tonterías y cosas en serio, soñar un poquito con lo que se puede alcanzar, tratar de hacer formas con las estrellas, identificar la estrella más brillante, nombrar estrellas, pedir deseos a estrellas fugaces... o tan sólo en mirar el firmamento juntos sin hablar por unos minutos... debe ser una linda experiencia, no crees?

Tonto: Es lo más hermoso que he leído en meses.

Tonta: Es lo más hermoso que he escrito en meses.

Tonto: Hermoso es poco. Gracias!

Tonta: Hermoso es este poema, pensé en publicarlo en mi blog, pero todavía no me decido: "Ayúdame a contar estrellas y en tu pensamiento envíame palabras de amor
que lleguen hasta donde me encuentro para sentir que estás junto a mí..."

Tonto: Ahora la idea de contar estrellas me gusta todavía más...

Tonta: ... Un día de estos puedo hacerte una invitación

Tonto: No me negaría a contar estrellas con vos.

domingo, 28 de junio de 2009

♪♪ Cuando el domingo es por la tarde... ♪♪



♪♪ Quién me manda a ser ADIcta de tus besos,
si la luna no es de queso, ni tu boca souvenir... ♪♪
...
♪♪ Qué hace un 30 de febrero? qué hace un rey sin heredero?
y qué estoy haciendo yo, sin ti? ♪♪

viernes, 26 de junio de 2009

Abrazos



Adoro los pingüinos y también los abrazos sinceros...
sobretodo si son abrazos como éste...
y mucho más si provienen de "Él":



PD: Chybis mi

viernes, 19 de junio de 2009

Como si...



Baila como si nadie te estuviera viendo
Ama como si nunca te hubieran herido
Canta como si nadie te oyera
Trabaja como si no necesitaras el dinero
Vive como si hoy fuera tu último día.

ALFREDO D´SOUZA

lunes, 15 de junio de 2009

Palabras que matan


Lo peor de las palabras hirientes, no es lo que expresan en sí, ni el daño que ocasionan... Lo peor de ellas es que la persona que las diga no sea capaz de reconocer que se equivocó, aún sabiendo el daño que hace.

Al fin y al cabo todos somos humanos y nos equivocamos; seguramente hemos herido a otros con cosas que decimos, pero reconocer que lo hicimos y evitar cometer el mismo error en adelante es lo que nos demuestra que la otra persona nos importa. Si nos quedamos de manos cruzadas esperando un perdón sin haberlo pedido y sin demostrar el menor remordimiento, le hacemos un daño incalculable a quienes herimos, pero también nos lo hacemos a nosotros mismos.

Es increíble cuántas amistades, amores, ilusiones y oportunidades pueden morir en nombre del orgullo.

martes, 9 de junio de 2009

Mis haditas


Hay dos personitas maravillosas que llenan mi vida de risas, ternura y cariño, y aunque no sean totalmente mías (porque no son mis hijas), son tan importantes y especiales para mí, que las llamo "mis haditas". Ellas son mis sobrinas gemelas, las únicas capaces de sacarme de la cama cuando no quiero saber nada de nadie, hasta pueden hacerme sonreír cuando para mí ésa era la última de las opciones, y es que esas dos tontas son capaces de robarle el corazón a cualquiera (a pesar que son lo más inquieto y travieso que he conocido hasta el momento, y lo más diestro cuando de desordenar y destruir cosas se trata). A ellas les agradezco haberme sacado de la cama con un: "Tía, verdad que hoy nos vas a llevar al parque?" o un: "Podemos quedarnos contigo esta noche para acostarnos tarde?"... En fin, son una de las pocas llamadas a mi celular que realmente adoro y son parte de esas benditas interrupciones que considero necesarias.

Aunque son casi iguales físicamente, las conozco bastante bien para distinguirlas aunque estén de espaldas o aunque se hayan intercambiado los vestidos (cosa que han hecho en varias ocasiones), o cuando tratan de imitarse la una a la otra... Las dos tienen cierta luz de encanto en sus ojos, pero el brillo es diferente y tienen distintas personalidades, lo cual es bastante extraño porque alguna vez fueron una sola célula y se criaron en el mismo ambiente. Mientras una es capaz de despedirse de mí en el aeropuerto y pedirme que le traiga algo específico con una gran sonrisa, la otra no quiere ni verme y me quita el habla por días cada vez que salgo de viaje... pero así son ellas, similares pero únicas y definitivamente son bellas.

Cada vez que las veo cumplir año más, no puedo evitar recordar el apuro en que nos pusieron al nacer tres meses antes de lo esperado, y a pesar de que al inicio ningún médico nos daba ni la más mínima esperanza de que sobrevivirían, ellas nos dieron a todos la gran sorpresa, no sólo de sobrevivir, sino de vivir, recuperarse y adaptarse, enfrentando los más difíciles retos que pueden enfrentar los bebés de su edad. Su fortaleza y determinación es algo que siempre he admirado. Ojalá todos tuviéramos la mitad de lo que ellas tienen.

Feliz cumpleaños a las dos!

domingo, 31 de mayo de 2009

Otro fin de semana de lluvia


Sin duda alguna, mayo es uno de los meses más lluviosos en mi ciudad, pero me encanta cuando llueve por dos días seguidos y sin parar, sobretodo este fin de semana, porque mientras llueve me he dedicado a holgazanear, a olvidarme del trabajo, a mojarme un poco, a leer un libro, a compartir con amigos, a escuchar música contaminada, a mirar una serie, a dar un corto paseo en auto, a cocinar pescado relleno con puré de papas, y a pensar... en que todo es tan perfecto si lo miro detenidamente, que pasar tiempo cerca de mi familia después de haber estado una semana fuera es una experiencia oxigenante, que es lindo despertar en mi casa y en mi cama sin que el sonido del celular interrumpiera mis sueños (y mi vuelo), y que ha sido una maravilla que al despertar con tanta hambre, mi desayuno estuviera listo y esperándome en la mesa. Sé que parecen situaciones triviales y de todos los días, pero son ésas las cosas que extraño cuando no las tengo, sobretodo porque me hacen sentir querida y segura.

Ahora la lluvia casi tormentosa se convertió en llovizna, pero la noche sigue fría y sólo siento ganas de abrigarme, de acostarme temprano, de pensar un poquito y de soñar tonterías... lo bueno es que no necesito suerte para lograrlo, sólo de ese poco de magia que siempre traen consigo esas gotas de luvia que me caen directamente. Voy a llevarme a la cama la misma sonrisa que he tenido puesta desde que llegué ayer a Panamá... sé que me hará bien y me ayudará a soñar mejor.

viernes, 29 de mayo de 2009

El peor de los miedos


Increíblemente, cuando llegamos a amar demasiado, lo único que puede separarnos de esa persona es nuestro propio miedo a perderle para siempre.

lunes, 25 de mayo de 2009

Prometo sonreír sin importar qué o quién


"Me lo debo a mí misma... porque no puedo privarme de ser feliz pensando justo en lo que no tengo... porque no me gusta cerrar las puertas a las posibilidades, por muy pequeñas que parezcan... porque sólo se vive una vez... porque no quiero arrepentirme mañana de no disfrutar el hoy, siendo el "hoy" es lo único que realmente tenemos... porque le debo una sonrisa a los que me sonríen cada día, y también a los que no... porque tengo mucho que entregar y no voy a dejar de hacerlo... porque lo prometí, y lo volvería a hacer mil veces si pudiera".

Como humana que soy, he tenido mis momentos de preocupación, tristeza, desanimo, pesimismo, desilusión, soledad y dudas, pero por lo general procuro no quedarme allí más de lo necesario; el tiempo que tenemos es limitado y mientras más tiempo nos quedemos derrumbados, menos oportunidades tendremos después para disfrutar esos regalos que la vida se encarga de darnos cada día. Como diría una de mis canciones favoritas:
♪♪ Now don't hang on,
nothing last for ever but the earth ans sky
it slips away
and your money won't another minute buy ♪♪

viernes, 22 de mayo de 2009

Ya pediste un deseo?


Ayer llevé a mis sobrinas gemelas a pasear después que salí del trabajo y lógicamente, nos agarró la noche en la calle. Mientras conducía de vuelta a casa por la autopista, sobre el tramo marino, una de ellas empieza a gritar entusiasmada, dándole tirones a mi blusa y señalando el cielo estrellado:

- Tía!!!! Tía!!!!... mira, mira, miiiiraaaaa!!!!!!!! La estrella de los deseooooos!!!!!!!
- Sí? Y cuál es? – pregunté mirando de reojo hacia la ventana
- Es la más linda, la más grande y la más brillante de tooooodas las estrellas, no la ves? Mira, mira, ahí está! Siempre le pedimos un deseo y se nos cumple. Vamos a cerrar los ojos y a pedirlo... vamos, corre antes de que se vaya.

Su expresión, mezcla de alegría e infantil ingenuidad, me hizo sonreír y pensé por un momento en cierta tontería que alguna vez compartí con alguien sobre "contar estrellas". Miré por el retrovisor y las vi tomarse de la mano mientras cerraban los ojos con fuerza por 2 segundos y luego dijeron sonreídas a la vez: "Listo". "Qué par de mocosas tan especiales", pensé, "qué habrán pedido?". Al parecer, tienen superpoderes, porque justo antes de que hiciera la pregunta, una me respondió:

- Pedimos paletas de frutas para las dos. Ya pediste tu deseo, tía?
- No, todavía no lo pedí
- Pídelo, antes que pierdas la estrella... corre, corre, coooooorreeeeee
- Ok, pero sin cerrar los ojos porque estoy conduciendo
- Ahora sí lo pediste?
- Sí, ya lo pedí
- Y... que pediste?
- Hmmm... es... complicado
- Por qué? Pediste miles de paletas de frutas?
Ahí ya no pude aguantar más y solté mi carcajada (pero no les respondí).

El resto del camino no hice más que pensar en cómo cuando somos pequeños, nuestros mayores problemas están relacionados con cosas sencillas, como conseguir dulces y golosinas y, a medida que pasan los años, esos problemas que quisiéramos resolver, se hacen más y más complejos.

También pensé en la inocencia y espontaneidad que todos tuvimos antes y que por diversos motivos, mientras crecimos, preferimos ignorar o mantener en un segundo plano. Aunque seamos grandes, siempre habrá un niño dentro de cada uno con ganas de creer, de expresarse y de sentir sin limitaciones. De vez en cuando, dejémoslo salir. No hace mal recordar y volver a vivir esos pequeños momentos llenos de ternura, magia e ilusión. Aunque no veamos una estrella fugaz, ni la estrella de los deseos, podemos cerrar los ojos, pensar en algo lindo y pedir eso que quisiéramos tener, creyendo que lo vamos a conseguir. Seguramente después de hacer eso, nos sentiremos mejor.

martes, 19 de mayo de 2009

Lo que más extraño de Hawaii


Casi nunca lo digo, casi nunca lo preguntan y casi nunca lo notan, pero extraño estar allá... tener todo cerca, vestir más informal que ahora, salir más temprano del trabajo, escuchar las olas del mar casi a toda hora, sentir el aroma característico de la ciudad, que de vez en cuando alguien me cuelgue un lei en el cuello, la belleza y amabilidad de su gente, el particular sonido del ukelele acompañado de canciones en hawaiano nativo, tener la posibilidad de participar a algún luau sin mayores complicaciones, noches de luna caminando por la playa, ver las estrellas desde mi apartamento, hacer visitas especiales a gente encantadora los domingos, escuchar anécdotas e historias de ancianos adorables...

Y lo que más me hace recordar este lugar es una canción, que en su letra y música describe lo que realmente es Hawai:

♪♪ Somewhere over the rainbow way up high
There's a land that I heard of once in a lullaby
Somewhere over the rainbow skies are blue
And the dreams that you dare to dream really do come true
Some day I'll wish upon a star
And wake up where the clouds are far behind me
Where troubles melt like lemondrops
Away above the chimney tops
That's where you'll find me
Somewhere over the rainbow
Bluebirds fly
Birds fly over the rainbow
Why then, oh why can't I?
Some day I'll wish upon a star
And wake up where the clouds are far behind me
Where troubles melt like lemondrops
Away above the chimney tops
That's where you'll find me
Somewhere over the rainbow
Bluebirds fly
Birds fly over the rainbow
Why then, oh why can't I?
If happy little bluebirds fly
Beyond the rainbow
Why, oh why can't I? ♪♪

sábado, 16 de mayo de 2009

El último alfajor



Acabo de terminar con el último alfajor que tenía. Obviamente puedo conseguir más alfajores en Panamá (acá venden de todo), pero no serían iguales a éstos, por lo que prefiero dejarlo así, antes de decepcionarme del sabor y la calidad. Y no es que sea demasiado exigente, es sólo que me enamoré de esos y ahora, los que antes me parecían buenos, ya no me lo parecen. Suele pasar, no? Tanto con la comida, como con... todo.

Lamentablemente esos alfajores eran una de las pocas cosas que me apetecía comer por estos días, así que tendré que inventarme algo más que me provoque comer o sacar apetito de donde no tengo. Comer a la fuerza no me funciona, así que tendré que trabajar un poco para "engañar" al estómago; no debe ser tan difícil... supongo que puedo hacerlo. A lo que sí no le apuesto es a engañar al corazón; en eso sí llevo todas las de perder.

Ya empecé a mezclar los temas, mejor me voy a la cama... sin sueño, pero igual me voy.

jueves, 14 de mayo de 2009

Otra vez...


SMS...
Soñar...
Silencio...
Extrañarte...
Lluvia de recuerdos...
Música contaminada...
Dieta a base de alfajores...
Pérdida parcial del apetito...
Mariposas bailando en mi panza...
Preguntas de terceros que nunca respondo...
"Más de mil cosas que me arrastran junto a ti"...

lunes, 11 de mayo de 2009

Casi el paraiso


Besos, abrazos, cariño...
Un paseo corto...
Comer golosinas (Halls, malvaviscos, besos de fresa)...
Compartir alfajores en la cama...
Cocinar (Espaguetis, Albóndigas, Pollo a la napolitana, Lasagna, Ensalada Caprese, Tacos mexicanos)...
Ver la película ganadora del Oscar...
Probar Tequila...
Conteo de lunares...
Detener el tiempo en el reloj...
Sentir mariposas en la panza el 90% del tiempo...
Vértigos...
Exagerar...
5 minutos más...
Vivir la magia

miércoles, 6 de mayo de 2009

Que cómo terminó Abril?


Bien... demasiado bien. Fue tan mágico como otros abriles, e incluso un poco más. El mes completo fue bueno, ya que aunque tuve que trabajar en otra ciudad por varias semanas, tuve oportunidad de conocer y visitar lindos lugares y gente amable con la que compartí buenos momentos.

Además, me di el gusto de darme el gusto e hice lo que me venía en gana casi siempre... sentí mucho, pensé casi nada (ahora pienso más), me despeiné un sinnúmero de veces, me dejé llevar, me perdí un poco, me volví a encontrar y fui más feliz de lo usual.

Lo más seguro es que el mes no haya tenido nada que ver, sino mi estado de ánimo, las circunstancias, la compañía y las situaciones... pero no les parece demasiada casualidad que mis abriles siempre sean tan perfectos?

Lo cierto es que demasiada perfección tampoco es posible porque todo lo bueno se acaba algún día, y eso fue exactamente lo que pasó: llegó Mayo... y no es un mal mes, sólo que nunca será tan perfecto como Abril, aunque tengo que admitir que inició de maravilla.

lunes, 4 de mayo de 2009

Aguacero de mayo


Ayer, después de casi tres semanas de estar fuera, regresé a mi ciudad y me encuentro con el primer aguacero torrencial de la temporada lluviosa. Estuve en casa desempacando todo, mientras escuchaba la lluvia caer y sintiendo unas ganas inmensas de salir.

Sé que a algunos la lluvia les provoca abrigarse, dormir, leer, caminar, tomar chocolate caliente y hasta llorar, pero a mí, los aguaceros de mayo me dan ganas de salir y conducir por la autopista mientras escucho música al mayor volumen que mis oídos puedan tolerar. Y eso hice: deshice mis valijas lo más rápido posible, tomé el primer paraguas que encontré, sin probar siquiera si funcionaba, corrí hasta el auto y conduje hasta llegar a la autopista, cuando hice sonar "Dust in the wind", mientras escuchaba también el refrescante sonido de la lluvia. Fue una sensación magnífica, como siempre.

Mientras iba de camino, pensé que había pasado ya bastante tiempo desde la última vez que visité mi banco, por lo que decidí conducir hasta allá. Cuando llegué aún llovía, y preferí mojarme un poco antes de perder la oportunidad de pasar un tiempo a solas sentada allí. Bueno, "a solas" en teoría, porque por la calzada pasaron varios autos, había uno que otro ciclista por ahí, y un par de pensamientos y recuerdos también estaban luchando por mezclarse con mi momento. Admito que el todo en su conjunto fue bueno. Estuve allí por espacio de media hora hasta que decidí volver a casa, ducharme y tomar una siesta... justo después de meterme a la cama, pensé un poco, soñé despierta, extrañé y finalmente me dormí por 20 minutos abrazada a una almohada... no soñé nada (o tal vez sí y no lo recuerdo), pero desperté descansada y un poco más feliz de lo que estaba antes de acostarme.