domingo, 11 de enero de 2009

Extraño...


Extraño a papá... su forma de sonreír, de decir las cosas siempre con una canción, su compañía, sus consejos, su peculiar forma de ver la vida... y extraño sentirme como una niña de 8 años cada vez que me abrazaba. Duele extrañar cuando sabemos que eso que extrañamos no lo tendremos nunca más y éste es el caso, pero me queda la tranquilidad de saber que aproveché al máximo del tiempo que lo tuve en vida, que compartí con él todo lo que una hija puede compartir con su padre y que en mí queda mucho de todo lo que él me enseñó.

También extraño Hawaii y todo lo que tuve allí por 8 meses, tener la playa cerca y caminar por la arena todas las tardes, no pensar en que habría tráfico para llegar a la oficina, mi apartamento, mis compañeros, mis horarios flexibles, mis actividades, mi libertad... Es posible que en algún momento de mi vida pueda regresar a Hawaii, pero sería difícil tener el conjunto de todo lo que tuve y me hacía bien... al menos me queda la dicha de haber podido vivirlo y fue una experiencia que me ayudó a crecer tanto personal como profesionalmente.

Y por último (pero no menos importante) lo extraño a Él... tenerlo en mi bandeja de entrada a diario, charlar por horas, que pudiésemos conversar de cualquier tema(hasta de "Ella"), compartir todo, que me diga "Corazón", hacer listas, que me cele, sus escaleras, sentirme vulnerable cada vez que me acorrala para hacerme confesar que soy sólo suya, que me pregunte qué siento cuando menos lo espero, estar cerca de él, sentime libre y segura al caminar de su mano, compartir una banca y sentir que se detiene el tiempo a su lado.

Definitivamente éste es el tema más complicado de mi lista de "Extraño", porque aunque "Él" sigue allí, la situación no es igual que un principio, no digo que sea mejor o peor, sólo que hubo cambios. Algunas situaciones ocurrieron, pasaron y no volverán... tal vez ésas son las que más extraño. Otras siguen allí con unas pocas variantes y con algunas interrupciones "virtuales", pero no han desaparecido del todo. Y están aquellos eventos que ocurrieron por espacio de dos días y que ninguno de los dos esperaba que pasaran; eventos que se detuvieron porque era necesario regresar a la realidad, pero que eventualmente volverán a repetirse, aunque sea por un corto tiempo.

Puede parecer tonto extrañarlo tanto justo ahora que estamos a pocos días de volver a vernos, pero no puedo evitarlo; el contacto con "Él" durante las últimas semanas ha sido casi nulo y no contar con su acostumbrada presencia me hace sentir preocupación, incertidumbre y hasta cierto grado de alteración. Hay un espacio de mi vida que sólo "Él" puede llenar (me guste o no), y cuando no está, puedo palpar el tamaño del vacío que su ausencia me deja... y eso me asusta... demasiado.

10 comentarios:

Srta. Bomba de Humo dijo...

que lindo es extrañar cosas que hacen sentir bien... que raro es hacerlo y que se termine con ciertas ideas en la cabeza... espero que ese “espacio” se llene o se vacíe según sea mejor para ti... besos =)

ONUBIUS dijo...

Extrañar lo que tenemos tan a la mano es darse cuenta de como es de importante para seguir caminando. La costumbre hace que no nos planteemos la posibilidad de perderlo, nos hacemos confiados, por pensar que siempre estarán ahí. Pensar en disfrutar el momento, en no dejar de acariciar la felicidad es suficiente motivo para mimar los sentidos sin temor a que la ausencia sea demasiado dura con nosotros.
Abrazzzusss...

Andres dijo...

si hay una palabra que puede mutar en su significado, o, más bien en el uso que le demos esa es extrañar

se extraña a veces lo que se tiene
lo que se perdio
lo que miramos de reojo
lo que vendra
lo que nos paso

en fin siempre estaños extrañando algo que por alguna extraña razón.

un beso

Andres

Yoyo dijo...

Extrañar, uno de los sentimientos que no podemos evitar, y lamentablemente uno de los que hacen mas daño por la impotencia que lleva consigo, porque no podemos cambiar nada, porque no podemos recuperar lo que para siempre se ha ido, o simplemente porque ya no nos pertenece, pero... si hay algo que podemos hacer, y es, llenar esos vacíos que nos dejan en el alma,con nuevas cosas y/o personas que nos hagan sentir bien.
De todas maneras, siempre no queda, nuestro particular baul de buenos recuerdos. Disfrutalos, pero con sabiduria, no los mezcles con el presente, porque si no, no te dejaran sonreirle al futuro.
Un beso

Laura dijo...

Abstraerse y reconocer nuestros gustos y debilidades es otra manera de evolucionar y de descubrir lo que queremos.

Akane_chan dijo...

Amiga... (perdon por el atrevimiento...) Me senti muuuuy identificada por tu último post, si pasas por mi bog sabras porque. Me han dicho... "es algo increible sentir esa añoranza por otro ser..." y tan solo pq eso nos lo casusa algo magico llamado AMOR. Me quedare en tu blog, me gusta mucho como escribes. Un besote!

El Bueno de Cuttlas dijo...

Toda una declaración de intenciones, ¿verdad? Hay personas que son como piezas que encajan perfectamente en el rompecabezas interior de cada uno. Y eso se agradece.

Un abrazo

simplementeyo dijo...

Uy, cielo, no sé si me estoy enterando, con tu permiso te pregunto y si quieres contestarme lo haces en mi blog, vale? No sé pq tu historia te lleva a no saber de él y a tener q extrañarlo, al ver q hablabas de ella, pensé q a lo mejor te hallabas en mi situación: él está casado. Por eso decidí romper, pq ya me hacia mucho daño. Aún así debo decirte q recaí y recaí.. Ahora he vuelto a huir, espero esta vez mantenerme firme. Pq además de la circunstancia q te he dicho y q él no piensa cambiar, hasta dentro de al menos 3 años (eso dice), tb me siento manipulada y cada vez menos importante cuando estoy con él, q me da una de cal y una de arena. Y ya empezó a quebrantar mi corazón y mi fe en mí misma y por eso decidí huir. Besos grandotes.

simplementeyo dijo...

Perdón q quería decirte q si quiers contarme tu historia y como vas a seguir q me encantaría. Besos bonita.

Hada dijo...

Srta. Bomba de Humo:
El tema de extrañar es todo un tema para mí, parece que siempre tengo que extrañar algo o a alguien. De más está decir que hay ciertos espacios que sólo ciertas personas pueden llenar.

Onubius:
A veces pensamos que algunas personas y cosas siempre estarán allí, pero yo suelo pensar todo lo contrario desde hace un tiempo, tal vez porque he perdido seres que quise demasiado... lo cierto es que siempre que algo o alguien llega a ser importante para mí, siempre me pongo a pensar qué pasaría si lo perdiera, al igual intento poner de mi parte para que esto no suceda, pero no hay garantías de nada, no?

Andres:
Sé de lo que hablas, hay mil y una manera de extrañar y es que no podemos tener todo en esta vida, por eso siempre habrá algo que añoremos tener.

Yoyo:
Sí, es inevitable, causa dolor, y a mí en lo particular me altera de momentos, pero cuando aprendo a aceptar que extrañar no es tan malo, la historia cambia.

Laura:
No lo había visto como una forma de evolucionar, pero seguramente tengas razón: reconocer lo que somos y lo que sentimos nos ayuda a crecer, no?

Akane_Chan:
No hay nada que disculpar, mi blog está abierto para comentarios públicos =) Es cierto que gran parte de lo que se extraña es causado por el AMOR, pero también el cariño y la costumbre nos hace extrañar a otros... o al menos, eso es lo que me pasa a mí.

El Bueno de Cuttlas:
Has dado en el clavo: saber y experimentar que encajas perfectamente con alguien en muchos sentidos y de repente saber que no le tendrás cerca quién sabe por cuánto tiempo, desata demasiadas emociones, entre ellas, extrañar.

simplementeyo:
Bueno, tendría que decir que acá el caso es diferente... nadie está casado. Cuando me refería a "hablar de Ella" es porque cuando empezamos a ser amigos él me hablaba de una "Ella" y yo le hablaba un "Él", es decir, nos contábamos todo, podíamos hablar de cualquier cosa y a veces extraño eso. Agradezco la confianza que has tenido para contarme parte de tu historia, espero que todo se resuelva pronto y que salgas con las alas y el corazón ilesos =)

Muchas gracias a todos por sus comentarios.

Abrazos!