lunes, 20 de abril de 2009

Soñé



Anoche me acosté demasiado feliz y a consecuencia de eso tuve uno de los mejores sueños de mi vida, de esos en los que la alegría se desborda y todo es demasiado perfecto... esos en los que podemos percibir todo como si estuvieramos "allí" y todo se siente tan real que somos capaces de oler, sentir, mirar y palpar la felicidad, aunque en el fondo sepamos que es sólo un sueño.

Contrario a lo que me pasa otras veces, esta mañana sabía que soñaba; estuve todo el tiempo consciente de que estaba dormida y de que la magia terminaría porque tenía que levantarme pronto de la cama... pero al parecer he desarrollado la capacidad de dilatar los sueños agradables y me concedí el placer de pasar minutos (o tal vez un poco más de una hora) saboreando mi sueño y soñándolo nuevamente, hasta que la voz de mi amiga al otro lado de mi puerta lo acabó drásticamente y sin piedad con un "Ada... estás viva?..."; al instante abrí los ojos y solté una carcajada porque ésa era la última pregunta que esperaba escuchar.

Obviamente hoy tuve que hacer todo más rápido para llegar a tiempo, desayuné poco, no me maquillé nada, tuve que correr más de una vez y casi pierdo el subte, pero valió la pena quedarme unos minutos más en cama relajada y despertar sonreída, porque a pesar de los aceleros usuales de los lunes, me siento perfecta y animada.

De qué serviría la vida si no nos concediéramos esos pequeños, tontos y hasta ilógicos placeres?

martes, 14 de abril de 2009

Besos alados


Hay "BESOS" que nos sacan alas y nos hacen volar, despegando nuestros pies del piso...
Que despiertan nuestras ilusiones dormidas y nos hacen soñar...
Que hacen que todo gire alrededor nuestro y que giremos alrededor de todo...
"BESOS" únicos, llenos de magia...
Que nos hacen rozar lo analcanzable y lo indescriptible...
Y es que hay besos y hay "BESOS"...

Y yo soy un Hada adicta a ellos

miércoles, 8 de abril de 2009

Sólo un toque es suficiente


Cuando el mínimo roce de una persona nos hace sentir vivos y nos imprime sensaciones desconocidas en la piel, el corazón y el alma, alterando agradablemente nuestros sentidos, es porque le amamos realmente.

sábado, 4 de abril de 2009

Abril es mágico


Sé que suena tonto que diga algo así, pero abril siempre me trae buenas noticias, lindos momentos y mejora todo a mi alrededor (o son ideas mías?)... sólo que casi nunca me acuerdo de eso hasta que llega este mes para mostrarme el mejor lado de la moneda.

A pesar del extraño marzo que viví y aunque han pasado sólo 3 días del mes (casi 4), las cosas marchan mejor; no puedo decir que con el toque de una varita mágica todo lo negro se transformó en luz, pero he tenido muy buenas noticias que han logrado revivirme y sacarme del estado en el que estaba; uno de mis mejores amigos regresará a Panamá definitivamente, lo que me alivia y me alegra enormemente, porque ya lo estaba necesitando... ya no tengo frenos ortodóncicos y ahora puedo lucir una sonrisa más natural, después de casi 3 años de tortura literal... a una de mis sobrinas le dieron de alta de su terapia que había iniciado hace año y medio y quedó más que perfecta... También en la oficina tuve mis logros, pero no quiero hablar de eso porque de seguro les parecerá de lo más aburrido o inentendible.

El mes apenas empieza, sé que todavía me esperan varios eventos, como ciertos cumpleaños (el de mi hermano, una de mis primas, el de algun@s amig@s...), y un viaje de trabajo por hacer que me proporcionará además de experiencia profesional, suficiente tiempo libre para visitar a algunos amigos.

Ahora mismo son la 1:42 am en Panamá y estoy despierta y sin sueño... aunque estoy un poco ansiosa, también me siento optimista en cuanto al resto del mes y del año. Pero además de optimista, soy sincera conmigo misma... sé que hay cosas que se echaron a perder demasiado las cuales no podré arreglar por completo y aunque siguen causándome tristeza, no me queda otra que aceptarlas; también hay algunas situaciones que debería compartir con algunas personas (tal vez eso es lo que me tiene ansiosa), y un par de casos más en los que habrá que esperar a ver qué dice el tiempo... y los ánimos.

En resumen: estoy desempolvando mis alas... han estado demasiado tiempo quietas y ya van necesitando reestrenarse en un vuelo, aunque sea corto.