martes, 22 de septiembre de 2009

Contrario a lo que parece



Muchas veces, mientras camino entre alguna bulliciosa multitud, tengo la sensación de estar sola, y suelo pensar que cada uno de esos seres que componen la muchedumbre está en su propio mundo, perdido en sus propios pensamientos, en sus problemas y persiguiendo objetivos individuales. A veces me entretengo imaginando lo que están pensando o lo que harán ese día... los observo y pienso que todos somos diferentes entre nosotros, pero que tal vez muchas cosas nos identifiquen sin siquiera imaginarlo.

Por increíble que parezca, lo contrario ocurre en ocasiones... sobretodo en esas noches, en las que me encuentro totalmente sola en mi esquina de un octavo piso, cuando hasta la casa permanece en silencio como haciéndose cómplice de la situación... luego me da por mirar a través de alguna ventana, observo alguna estrellita titilando y es entonces cuando suelo sentirme acompañada, porque pienso que en ese preciso momento hay al menos una persona que me aprecia pensando en mí y con suerte habrán muchas personas pensando y haciendo lo mismo que yo. Las noches claras me hacen recordar a las personas quiero y me quieren, ya sea que estén cerca o lejos... y también llegan a mi memoria los que quise y me quisieron pero ya se han marchado... y en ese momento siento que están todos allí... conmigo, y algún modo es así...

Aunque parezca que estoy sola, no lo estoy, y cuando parece que estoy acompañada, podría encontrarme más sola y perdida que nunca.

6 comentarios:

EURICE dijo...

Amiga estas depre.
Animate y saca provecho de la soledad, es tan etérea.
Coincido contigo, salvo que nunca me pregunto cuando camino entre la gente que pensaran, ni siquiera que pensaran de mi.
Aqui tienes una amiga para lo que necesites, si quieres hablar ya sabes.
Quiero ver en tu blog pinceladas de pensamientos positivos, que bastante negatividad tiene ya el mundo Hadita.
Un sentido y fuerte abrazo y arriba esos animos

Britanny dijo...

Yo tb suelo caminar entre la gente o sentarme en un banco a observar y preguntarme cómo serán sus vidas. Si habrán tenido un buen día, uno malo, si estarán preocupados por algo, si se sentirán plenos, etc. Me fascina que hayamos tantos miles de millones de personas en el mundo (incluidos los que ya no están) y que todos seamos diferentes, nadie es igual a nadie por mucho que se le parezca.

Es curioso cómo muchos buscamos refugio o respuestas en las estrellas ;)

Anónimo dijo...

Nunca estas sola, querida amiga, lo sabes. Hagamos lo de los carritos pronto :)

Rafa

simplemente yo dijo...

Yo también me siento así a veces, pero cuando te leo, me siento acompañada, es como si estuvieras aquí.. Gracias y besos

bahhia dijo...

Si nos parasemos más a observar, como tu haces, encontraríamos muchas cosas que no son lo que parecen.

Lo mejor es saber que siempre nos tenemos a nosotros mismos, solo desde ahí, aprendemos a sentirnos acompañados por los demás mientras miramos las estrellas.

Un saludo!

Hada dijo...

Eurice:
No estoy depre, ni me siento sola... sólo que he estado bastante pensativa en estos últimos días, con motivos o sin ellos... Tal vez extraño las mariposas.

Britanny:
Todos somos diferentes, pero al final del día casi todos pensamos en lo mismo, en lo que queremos, en lo que hemos logrado, en lo que nos hace falta por lograr... y, por lo general, ese último pensamiento que tenemos antes de dormir es para alguien a quien consideramos especial.

Rafa:
Sé que no estoy sola, si por donde miro te encuentro =) Tenemos que ponerle fecha... qué tal este viernes?

simplemente yo:
Las compañías a la distancia funcionan cuando son sinceras, a pesar de que muchos piensen lo contrario.

bahhia:
Observar con detenimiento siempre tiene sus ganancias. Los momentos de soledad son buenos, los de compañía, también... necesitamos de los dos en una medida justa =)

Abrazos... y como siempre, agradezco sus comentarios.