jueves, 10 de septiembre de 2009

Cuando el "acá" se convierte en "allá"


Es curioso que me empeñe en pensar en otro lugar justo cuando estoy sentada en mi banca, en mi rincón favorito y también es extraño que cuando estoy en aquella otra ciudad, nunca extrañe mi mar. Por increíble que parezca, el alivio y la estabilidad que por lo general siento cuando regreso a casa, no lo sentí esta vez; ahora mi rutina me parece odiosa y hasta había olvidado lo temprano que tengo que levantarme para ir al trabajo, el tráfico, el ruido de la ciudad y el calor insoportable que hace sin importar que llueva o no.

Siento que el tiempo pasa más lento, me aburro hasta la saciedad y nada me parece demasiado divertido después de todo. La música no me hace bien... de hecho, me pone bastante sensible, por lo tanto, no escucho temas contaminados y cuando estoy en el auto, cambio de emisora constantemente en mi intento por evitar escuchar las canciones 1 y 8 del ranking de las más escuchadas esta semana. No cocino de buena gana desde hace rato, y a veces ni siquiera cocino, lo que es bastante raro en mí. Mis límitados vuelos sólo son causados por ciertos alfajores que traje como souvenir y mis mariposas, están calladas y tranquilas... son casi imperceptibles; si no las conociera demasiado bien, diría que escaparon para no volver.

Sigo disfrutando los amaneceres desde mi banca, cerca del mar, sin embargo, en cada pestañeo desearía que al abrir los ojos, no aparecieran los rascacielos de mi ciudad, sino las sierras y el lago de aquella otra ciudad... En lugar de estar a orillas de mi mar, desearía estar junto a sus latidos, entre sus brazos, escuchando su corazón...

Eso y más pasa... cuando estoy "acá" y no "allá"...

10 comentarios:

EURICE dijo...

Hadita:
El tiempo pasa lentamente cuando se es joven o cuando se está alejada del amor.
Pasará no lo dudes ;).
Pronto tus mariposas revolotearan, sabes que ellas solo duran apenas um día.
"Tienes un premio en el desván" aunque está algo revuelto buscalo y lo encontraras.
Un abrazo y deja las "depres" aún lado la melancolía,que de ella nos nutrimos unos pocos como yo.
Besos

RMC dijo...

Hola Hada, pasaba por tu bello rinconcito y tengo que decir que tus entradas son muy hermosas, se supone que entras en la rutina cuando te cansas de lo mismo, puedes perfectamente romper la rutina con un viaje a otro lugar con montes, valles y rio, fuera de los habituales rascacielos de tu ciudad.

Un beso
RMC

Anónimo dijo...

Tenemos que animarte de alguna manera. Vayamos al cine y vemos lo que te parezca, quieres? O podemos ir a crear electricidad con los carritos del supermercado una madrugada.

Y a proposito de animar ya tengo completa la primera temporada de Amazing Race :)

Rafa

Anónimo dijo...

Que pasa? Si no te gustan el mar y la ciudad yo te los cambio. Me contaron que por aca cerca hay sierras y lagos que tal vez te interesen. Tambien hay alfajores, patos, caminatas interminables, perros que se te pegan por la calle y labradores simpaticones
Algun dia veni a visitarme, si? :)

Nesobeso *


*: estamos hablando en codigo, viste?

Britanny dijo...

Animate Hada! A menudo queremos lo que no tenemos, parece una condena del ser humano. Hay que aprender a amar lo que se tiene para ser más feliz, aunque a veces cuesta lo suyo. Busca algo para romper la rutina, creo que es lo que necesitas, haz alguna locura (sana!) ;)

Un abrazo!

Hada dijo...

Eurice:
No estoy tan joven, así que debe ser lo otro =P No estoy "depre", sólo extraño ciertas cosas.

Por cierto, gracias mil por el premio =)

RMC:
Te agradezco la visita, el halago y los consejos. Voy a estar bien ;-)

Rafa:
La maratón de Amazing Race estuvo genial, sobretodo porque nunca vi la primera temporada =) También fue increíble que lograramos verla completa en sólo tres días, no? Qué exagerados! Gracias! =)

PD: tenemos que hacer lo de los carritos también =P

Tonto:
Mi ciudad está bien, sólo que me enamoré de otra =) Tus lagos y sierras son interesantes... ni hablar de los alfajores que me sacan alas... y los labradores que dan ganas de abrazar. Puedo ir a visitarte uno de estos días, pero tengo miedo de que termines corriéndome =P Por cierto, ya voy necesitando una de esas caminatas.

Nesobesos y abranos para ti :*

PD: Hablamos en código todo el tiempo, por si no lo habías notado ;-)

Britanny:
Amo lo que tengo, pero también hay otras cosas que amo. Si mi padre estuviera acá, diría que soy caprichosa, pero también me animaría a ir en busca de todo lo que quiero... al final diría lo de siempre: "quieres muchas cosas, Ada, pero nadie dice que no puedas tenerlas todas".

Lo extraño... pero bueno, ése es otro tema.

Abrazos a todos!

ONUBIUS dijo...

Yo trato de llevarme el mar allá donde vaya, me consuela y me construye sin duda alguna, pero entiendo lo que dices, vuelta a la realidad mas absoluta y rutinaria, es cuestión de días, quizás de algunas semanas, pero todo volverá a su lugar y aunque añorar no te vuelva a llevar donde quisieras estar, si alimentara la esperanza de volver. Animate y colorea tus días, no dudes es ser feliz, todo empieza por proponérselo...

Abrazzzusss

Anónimo dijo...

Dias de ansiedad, ansiar estar en tal lugar o con tal persona, ahhh dimelo a mí, eso me pasa tan seguido...lo que me preocupo fue lo de las mariposas que ya no dan señal...han de estar solo dormidas, es una delicia leerte.

Hada dijo...

Onubius:
Ciertamente nos podemos llevar el mar a donde vayamos, con sólo recordarlo estaremos allí, sólo que la última vez no me hizo falta... o tal vez no me dejaron mucho tiempo para pensar.

Anónimo:
Mis mariposas están bien, sólo se están tomando un descanso... a veces me alivia su quietud, porque cuando la "señal" que dan es muy fuerte, puedo perder el control =P
Gracias por tus comentarios =)

Abrazos!

simplemente yo dijo...

Yo te entiendo, pq para mí la ciudad perdió algo de magia desde que él se fue,... Y soy consciente de que me impuse una rutina muy dura pero no echar de menos: así ocupo todo el tiempo... Pero a veces la vida es así, y seguro q te adaptaras de nuevo. Un beso y ánimo.