miércoles, 16 de septiembre de 2009

Cuando las cosas no resultan como las planificamos...


Cuando quieres algo es como planificar un viaje de vacaciones a Italia. Compras guías de viaje y haces planes maravillosos: el Coliseo, el Michelangelo, las góndolas de Venecia... hasta aprendes algunas frases que te serán útiles en italiano. Después de algún tiempo, llega el gran día, empacas tus valijas y tomas el vuelo. Varias horas después, el avión aterriza y la azafata te dice "Bienvenido a Holanda". "Holanda?" dices tú, "Cómo que Holanda? Yo me registré en un vuelo para ir a Italia porque toda mi vida soñé con ir allí".

Pero hubo cambio en los planes de vuelo, el avión aterrizó en Holanda y allí debes permanecer por un tiempo. Te han llevado a un lugar que a tu parecer es horrible, asqueroso, desagradable, lleno de pestilencia, hambre y enfermedad. Así que debes salir a comprar nuevas guías de viaje para ese lugar, debes aprender un nuevo lenguaje y conocerás un nuevo grupo de gente que nunca habrías conocido.

Es sólo un lugar diferente. Más lento, más pacífico y no tan llamativo como Italia. Ya que estarás allí por un tiempo, respiras hondo, miras alrededor y empiezas a notar que Holanda tiene tulipanes, molinos de viento, canales, lagos y lindas edificaciones. Después de todo, Holanda es un país hermoso y digno de disfrutar.

Pero muchos de los que conoces, van a Italia y regresan alardeando de lo maravilloso que es estar allá. Y tú sólo piensas: "Sí, ése era el lugar en donde se suponía que yo debía ir... eso era lo que había planificado". Y te sentirás frustrado porque nunca irás a Italia y porque tu sueño de conocer ese país, ahora es inalcanzable. Pero si desperdicias tiempo murmurando y pensando en el hecho de que nunca fuiste a Italia, estarás desaprovechando la oportunidad de disfrutar lo especial, adorable, sencillo, único y excepcional que es estar en Holanda. Si te fijas con cuidado, hasta podrías alardear mucho más que tus conocidos... eso, si aprendes a amar lo maravilloso que es estar en Holanda.


Extraído de la composición "Bienvenidos a Holanda" de Emily Perl Kingsley

9 comentarios:

EURICE dijo...

Que relato más singular, no conocia a la autora, me pondré a ello. A mi lo que me sobra es tiempo y prefiero utilizarlo en leer y aprender.
Un abrazo amiga.
Data.- Tu te mereces todos los premios del mundo, eres un HADA.

Britanny dijo...

Precioso. Gracias por compartirlo, es un poco lo que necesitaba oír.

Gracias!

ONUBIUS dijo...

Asumo desde hace tiempo que pensar en futuro acarrea este tipo de contraindicaciones, termina siempre por pasarme lo que se describe en el escrito, así que quiero dejar de lado todo aquello que me impide disfrutar de lo espontáneo, de descubrir en esas pequeñas cosas lo bello de las situaciones, tratando de evitar demasiados planes que emborrones el caminar del día a día, que al fin y al cabo es lo que cuenta...

Abrazzzusss

PD:
También yo te tengo en gran estima, esa es la magia de lo virtual, que se conocen personas tan maravillosas como tu, aun en la distancia es como si pareciera estar ahí mismo, al ladito nuestro, compartiendo complicidades y disfrutando de la amistad que se hace grande por momentos, y eso es un grandisimo tesoro...

Abrazzzusss

Yoyo dijo...

Como siempre, muy buena entrada hadita!!!
Intentaré ponerme al dia precioso, perdona mi ausencia!!
Besossssssssssssssss
yoyo

EURICE dijo...

Tienes un premio en el desván, otro más por que te los mereces todos, para eso eres mi HADA favorita.

Anónimo dijo...

Parece que tienes un admirador. Quien es ese otro anónimo? Juro que no soy yo.

Rafa

simplemente yo dijo...

Me ha gustado mucho, la verdad es que es muy muy lindo... Y voy a seguir el consejo y disfrutar de Holanda (q por cierto, yo estuve y es precioso). Beoss

Hada dijo...

Eurice:
Tampoco sabía del relato, me lo mencionó una amiga y me pareció algo digno de compartir =) Gracias por el premio, y por darme el título de tu Hada favorita =)

Britanny:
Todo ocurre por algo, no? Es la magia de la causa y el efecto, la teoría del caos o el efecto mariposa.

Onubius:
Hay que encontrar el equilibrio en todo: disfrutar el momento, no perder de vista el mañana y no olvidar los buenos momentos y enseñanzas del pasado.

PD: Agradezco tus palabras, tu cariño, tu tiempo y... todo. Abrazos!

Yoyo:
Gracias por tu comentario; me alegra verte nuevamente por acá. No hay nada que disculpar y no "tienes" que ponerte al día con nada, sólo has lo que sientas y puedas hacer. Abrazos!

Rafa:
Ya sabía que no eras tú... no escriben igual para nada ;-)

simplemente yo:
También yo estuve allí, hace justo un año y me encantó =)

Abrazos a todos... y mil gracias!

Ronymaru dijo...

Es penoso pero cierto, no todo resulta como se planifica. Es la primera vez que visito esta bitàcora yu este el el ùnico escrito que "leo". De veras que me siento identificado con el relato y, francamente , no deseo contar historias personales en ningùn lado, pero si leèrlas y opinar, claro està, al respecto. En fin, si no resultan las cosas ahroa, resultaràn màs adelante. Porque, claro, ha cosas que de verdad no resultan y que no resultaràn, y, hay cosas queno resultan y que si resultaràn màs adelante. No sè si me explico bien. Saludos y gracias.