lunes, 2 de noviembre de 2009

Pequeñas cosas


Es increíble que mi felicidad gire en torno a pequeñas cosas que conmúnmente llamo "tonterías". Justo anoche pensaba en las ganas enormes que tenía de comerme un buen alfajor... hasta fui a un mercado cercano en donde los venden y tuve uno en mi mano, pero me arrepentí de comprarlo en el último momento... "éste no es un alfajor de verdad", pensé, "es un insulto a los buenos alfajores". Preferí quedarme con las ganas, a arriesgarme y desilusionarme por completo.

Pero para mi sorpresa, hoy al llegar a mi oficina, había una pequeña caja de alfajores Havanna sobre mi escritorio... al inicio pensé que era una visión o que tal vez seguía soñando (no sería la primera vez que soñara con comer alfajores), pero no... estaba bien despierta. Me acerqué a la cajita, la abrí todavía dudosa de que fuera cierto y miré que estaban los seis. En ese momento escucho una voz a mis espaldas que me dijo: "Es un regalo que te traje por todos los alfajores que me has regalado, no serán tus favoritos, pero son ricos"... Era uno de mis compañeros que había ido a pasar vacaciones con su novia en Argentina y me trajo esas "joyas". La última cosa que pensaba era que se acordaría de mí y me traería semejante delicia.

Le he dado las gracias como 500 veces y llevo puesta una sonrisa permanente que seguramente me durará varios días. Acabo de comerme el primero y estoy demasiado feliz. Qué regalo tan extraordinario!... Además, me trajo buenos recuerdos, porque justo hoy hace un año desde la primera vez que visité el "Lugar Soñado"... y de un par de cosas más. Qué mejor forma de celebrar que ésta?


Foto tomada el 2 de noviembre de 2008, en el "Lugar Soñado", como a las 12 pm (hora local)

10 comentarios:

ONUBIUS dijo...

Indudablemente los regalos que atrapan los sabores son muy bien recibidos, no me extraña esa sonrisa ni esos recuerdos que los sabores son capaces de revivir. A mi me hacen revivir la navidad, la familia que revoloteaba junta en esos días en los que parecemos mas felices que de costumbre, también traen cierta amargura, pero eso estro cantar, quiero quedarme varada en tu sonrisa y contemplarla desde la distancia para saborearla, sin duda alguna, todo aquello que nos hace sonreír...bien venido sea.

Abrazzzusss

Anónimo dijo...

De pequenias cosas esta llena la vida...y hay cosas tan pequenias que uno ni voltea a verlas sin pensar que esas cosas pequenias traen en si una felicidad inmenza...saludos Hada!
BZ.

Marino Baler dijo...

A veces cuando menos esperamos las cosas, aparecen. Incluso las más pequeñas o las que llegan de quién menos esperamos son capaces de arrancarnos una sonrisa, una razón por la que merece la pena que nos levantemos cada mañana. Nunca se sabe lo que nos depara el día. Las casualidades no existen, las cosas pasan porque sí.

Un saludo.

Absurda Mariposa Soñadora dijo...

Qué texto tan sabroso!!!!!! También a mí me arrancaste una sonrisa en este día tan oscuro y lleno de nubes grises! Cómo me gustaría hoy, disfrutar de un aljafor!!!!! Aunque por tus palabras, parece que ya lo hubiera hecho!
Un abrazo, disfruta del día!

El Bueno de Cuttlas dijo...

La buena comida entra por los cinco sentidos y es un verdadero placer. A mi me encantan las cestas con frutas del bosque que en primavera/verano se ven en los mercados de España: fresas, moras, cerezas, arándanos, frambuesas... delicioso.

Por cierto, no sé lo que es un alfajor... tendré que buscarlo en el diccionario :-)

Anónimo dijo...

Si queres celebrar aniversarios podrias invitar al taxista que te llevo a la cima del Parque el primer dia que pasaste en Lugar Soñado, no? (que celi :|)
Te conte que tambien comi unos Havanna hace unos dias? Tenes razon en que no son como los otros... o dependera de con quien se los coma? :-?

Labribesines

simplemente yo dijo...

Que buena idea la de tu amigo, sigue sonriendo. Me gusto este post y me dejó una sonrisa. Besoss

Anónimo dijo...

También te hace feliz, ver que llego tu marca favorita de arroz en el supermercado. Verte la cara es igual a ver la cara de un niño cuando recibe un caramelo. No digo que eres rara, pero sí diria que eres casi una especie en extinción.

Rafa

SerendipitY dijo...

jajaja.. me encanta esa entrada porque me siento demasiado identificada con ella,pero no porque me guste el alfajor.. que nunca lo he probado. (lo voy a poner en mi lista de quehaceres). :P
Vivan las pequeñas cosas, las minicasualidades, las pequeñas felicidades que son las que hacen la felicidad absoluta!

Besos

Hada dijo...

Onubius:
Menos mal que hay muchas cosas que nos hacen sonreír... sonreír nos ayuda a vivir más y mejor =)

Marino Baler:
Eso es lo bueno de la vida: las buenas sorpresas que nos hacen sonreír; son como vitaminas para el buen ánimo.

Absurda Mariposa Soñadora:
Me alegra haber podido transmitirte un poco de mi sentir =)

El Bueno de Cuttlas:
Te estás perdiendo de un verdadero placer al no haber probado nunca un alfajor... Sabes qué probé en España que me encantó?... El jamón serrano y las papas bravas =)

Tonto:
En mi idea de celebrar ese aniversario no aparecía el taxista para nada. Habría preferido hacer nada con un tonto o tal vez embriagarnos con Toblerone =) Hay gustos y hay gustos, pero todo el que ha probado "esos alfajores" está de acuerdo en que son los mejores. Nesobesos :-*

simplemente yo:
La idea no pudo ser mejor en el momento... lo malo es que se me volvieron a terminar los alfajores y ahora quiero volver a probarlos =P


Rafa:
Y hablando de arroz, ayer me fui de compras a otro establecimiento porque no había mi marca favorita =P (no me estarás comparando con el águila calva, o sí?)

Serendipity:
Esos detallitos son los que nos le dan cierta sazón a nuestra vida.

Abrazos!
Gracias a todos