jueves, 16 de septiembre de 2010

Escuchando el silencio

En esos momentos en los que parece no haber respuestas, ni salidas, por lo general nos dejamos llevar por nuestros agobios, sin detenernos a pensar que la respuesta está más cerca de lo que creemos... Nos pasa cada vez que permitimos que nuestros propios aceleros, la rutina y distracciones cotidianas, nos impidan ver más allá de lo que ven nuestros ojos, ni escuchar más allá, que el ruido de las calles, ni pensar con todos nuestros sentidos.

Por qué será que solemos olvidar algo tan básico como sentir con toda nuestra alma, entregarnos de todo corazón, creer con todas las fuerzas, sonreír más frecuentemente y escuchar a nuestro corazón?

Sin duda, si lo hiciéramos más a menudo, terminaríamos sintiéndonos más libres, encontrando aquellos tesoros al final del arco iris, descubriendo la bondad de la gente, disfrutando más de la naturaleza y de lo que tenemos, queriéndonos más a nosotros mismos y sacando nuestro mejor yo.

Después de todo, no es algo imposible de alcanzar... sólo basta con hacer un pequeño alto, estar a solas un momento, rodearnos de esas cosas que nos enamoran y escuchar el silencio, para que salgan a flote esas respuestas que tenemos en nuestro corazón, y para que podamos dar lo mejor de lo que cada uno de nosotros tiene dentro de sí.

12 comentarios:

El Bueno de Cuttlas dijo...

Hada, me alegro mucho de poder leerte de nuevo y disfrutar de tus reflexiones, siempre certeras. Tienes toda la razón sobre la necesidad de pararse todos los días a pensar y abrir un pequeño paréntesis en la vorágine que nos rodea. Y recordar las cosas realmente importantes y las que dan sentido a la existencia de cada uno. Siempre se deben tener presente.

Un abrazo fuerte

Eurice dijo...

Hadita linda que alegria me ha dado ver tu post, hacia ya tiempo y que sabias son tus palabras, si dedicaramos todos los dían 1/4 de hora a la reflexión seguro que errariamos menos en nuestras acciones.
Un fuerte abrazo amiga

Migue dijo...

Si Hada,que bueno encontrar el final del arco iris,con su belleza.Sucede cada vez que bajamos de la maratón de la vida actual.Intercalando espacios para estar en contacto con nuestros afectos.
Los que conocemos yoga,oración,meditación,deportes,a veces nos detenemos,unos segundos o minutos, mientras seguimos en movimiento.Sin dejar nunca los pies sobre la tierra,conservando el equilibrio dentro del mundanal ruido.Una alegría reencontrarte.

Un beso amiga

Calambur dijo...

Hace mucho no venía... y creo hace mucho tampoco venías, ja ja... pero sentí justo lo que describes... hacer un alto y dejarnos percibir la maravilla de es que nos envuelve el alma...

besos de Chipato, con amor, 4s

simplemente yo dijo...

Por eso, porque tienes toda la razón, cuando puedo me escapo y hago un alto en el camino para leer tu blog, que casi siempre me deja muy buen sabor de boca .Besos y gracias

ONUBIUS dijo...

La conversación con nosotros mismos trae consigo muchisímas alegrías, cuando nos vemos tal cual somos, sin arquetipos ni ruidos extraordinarios, disfrutar de las pequeñas cosas nos hace crecer, nos hacer ver mas allá de los silencios, de la gratuidad que empapela el día a día. Desde muy pequeño, con el mago de oz, ese final del arco iris significa para mi las pequeñas metas del segundo a segundo, del conseguir sonreír aunque solo sean unos minutos y comprobar que la vida puede ser diferente con tan solo proponérselo. Solo hace falta eso, proponérselo, no quiero lanzar al aire el revuelo, por que me faltaría imaginación para creerme como seria de fantástico, aun así, nunca se pierde la esperanza.

Un gran abrazzzusss y un mejor fin de semana

Julia Morales Furest dijo...

Hola, me gusta mucho tu artículo. Yo también tengo un blog, te paso la dire www.compartiendounatazadecafe.blogspot.com Saludos

Moni dijo...

Silencio que nos lleva a sentir lo que hay en el corazon y en el alma...lo que verdaderamente deseamos, lo que verdaderamente nos hace vibrar....

LiBe_LuLa dijo...

Se me había olvidado la gran sensación que me invade al leerte! Hoy me has llenado el día :P

Un saludo!

luzdelalmma dijo...

ES UNA LASTIMA QUE MUCHAS VECES OLVIDEMOS QUIENES SOMOS... LOS VERDADEROS SERES QUE LLEVAMOS DENTRO Y LAS VERDADERAS COSAS QUE HAY QUE VALORAR...
ME ENCANTO TU BLG!
BESOS!

Pablo Mariosa dijo...

¡Qué hermosas palabras, Ada!

Lo difícil de aprender a escuchar al silencio es que, para lograrlo, primero debemos aprender a callar.

Me gustaría leer nuevos escritos tuyos. Tus mensajes son alentadores, nos llevan a reflexionar sobre lo positivo que podemos encontrar hasta en las situaciones dolorosas o de aparente acorralamiento.

Espero verte de nuevo por mi blog.

Un beso grande desde Buenos Aires,

Pablo

Anónimo dijo...

No hay mejor manera de explicarlo, que esta como lo has descrito.
Un beso
Rafa