miércoles, 18 de mayo de 2011

La luna, la lluvia y yo



No ha hecho más que llover, este día de luna llena, y yo no he hecho más que pensar en todo y en nada... en mis idas y venidas... en esos detallitos a los que casi nadie presta atención... en el contenido de mi corazón, en lo que lo mueve y motiva... en la tristeza que siento, la misma que nadie nota (o tal vez no lo quieran notar)... será que nadie sabe cómo lidiar con ella? (ni siquiera yo misma?). Caminar bajo la lluvia a la luz de la luna, no surtió el efecto que buscaba, tampoco encontré solución alguna en los acercamientos que inútilmente busqué y fracasaron... Puede que no sea momento para compañías... puede que sea justo ahora cuando no haya otro remedio que estar únicamente las tres: la luna, la lluvia y yo... rodeadas del silencio nocturno.

martes, 17 de mayo de 2011

Mi decisión

En situaciones difíciles siempre tenemos tres opciones: una es no hacer nada, la segunda es correr en dirección contraria a eso que nos asusta y la tercera es ir directo hacia esa situación que nos parece incontrolable.

Hoy me he decidido por la tercera, no porque sea valiente, sino porque necesito enfrentarme a este nuevo reto, necesito hacer algo que valga la pena, algo que las personas que me conocen recuerden como mi legado, y no hay nada mejor que este "ambicioso proyectito" para lograrlo

Seguiré avanzando, no porque pretenda convertirme en una heroína ni en una caza-tormentas, sino porque espero poder visualizar cada pieza justo en el sitio en donde debe estar y poder hacer que en el trancurso del tiempo armonicen juntas... de eso se trata. Tal vez, en el camino encuentre la luz que busco y pueda hacérsela llegar a otros... y tal vez, la única forma de lograrlo sea correr justo hacia el ojo de la tormenta.

domingo, 15 de mayo de 2011

Vaciar lo que tengo




He estado pensando más de la cuenta últimamente, más de lo que habría querido pensar la mayoría de las veces... y he llegado a una única conclusión: es preferible abrir más mi corazón, compartir más, ser más yo... decir lo que pasa por mi cabeza, ser más espontánea de lo que suelo ser... antes de quedarme con todo eso que encierro dentro mío.

Así que, de hoy en adelante, vaciaré todo lo que tengo... como si abriera la llave de agua hasta que salga la última gota. Sé que no será tan fácil y que me encontraré con tropiezos, pero también sé que no me arrepentiré de hacerlo.